Dos por cuatro, cinco. Uruguay y una pasión rioplatense