Ultima página. Vangelis: un músico que pinta bien