Tyler the creator: verdadero catálogo pop de lo mejor de la música negra

Fuente: LA NACION
Alejandro Lingenti
(0)
20 de agosto de 2019  

Igor / Igor's Theme, Earfquake, I Think, Exactly What You Run from You End Up Chasing, Running Out of Time, New Magic Wand, A Boy Is a Gun, Puppet, What's Good, Gone, Gone/Thank You, I Don't Love You Anymore, Are We Still Friends? / Nuestra opinión: muy buena

Tyler The Creator es un empresario superexitoso. En menos de diez años pasó de ser el líder de Odd Future, un heterogéneo colectivo artístico de California del que surgieron figuras del hip hop contemporáneo como Earl Sweatshirt y Frank Ocean, para convertirse en una máquina de facturar capaz de seducir a grandes marcas (Warner Media, Vans, Pepsi, Nike, Sony, Converse) con cada una de sus iniciativas en el mundo de la música y de la moda.

Creador del festival Camp Flog Gnaw, un megaevento cultural que incluye gastronomía callejera y boutiques pop up, que el año pasado vendió 40.000 tickets en menos de una hora y por el que han pasado músicos de la talla y la convocatoria de ASAP Rocky, Kali Uchis, SZA, Post Malone, Pusha T y Lauryn Hill, Tyler es un modelo de entrepreneur validado por la revista Forbes.

Fuente: LA NACION

Hijo de un nigeriano al que nunca conoció -fue criado por su madre, de ascendencia afroamericana y europea-, grabó sus primeros mixtapes a los 7 años, aprendió a tocar el piano por su cuenta a los 14 y se transformó con el paso del tiempo en un experto en el manejo de redes sociales como herramienta de marketing: hoy tiene más de ocho millones de seguidores tanto en Instagram como en Twitter.

Pero dicho todo esto hay que destacar también que detrás del lúcido hombre de negocios hay un gran artista, capaz de producir un disco como IGOR, brillante compendio de la mejor tradición de la música negra con espíritu inequívocamente pop e invitados de lujo (Pharrel Williams, Playboi Carti, Solange, Kanye West) que derrocha belleza e inventiva.

El punto de partida del disco es la memoria fresca de una relación fallida, pero su temperamento general no es el venenoso resentimiento de Wolf (2013) y Cherry Bomb (2015), sino el más calmo de un hombre de 28 años que ha madurado y es capaz de observar su pasado con templanza y gratitud. Esa mirada renovada queda reflejada en un repertorio concebido con enorme libertad y plagado de quiebres, giros, melodías inacabadas y retomadas por sorpresa, falsos finales y una generosa cantidad estribillos pegajosos destinados a celebrar el amor, la empatía y la sexualidad abierta.

Con leyendas como Prince, Al Green, Stevie Wonder, Isaac Hayes y George Clinton como ilustres referencias, Tyler Gregory Okonma acaba de pergeñar el mejor álbum de su carrera (el sexto de su cosecha), uno que debería dejar marcas como las han dejado Sign o' the Times, de Prince, o Speakerboxxx/The Love Below, de Outkast.

La impresión que causa IGOR es la del disco-bisagra. Pero aun si fuera el techo de este músico y productor capaz de provocar con sus letras la ira de la por entonces ministra del Interior Theresa May, que le prohibió la entrada al Reino Unido en 2015, igual estaríamos hablando de palabras mayores.ß

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.