Ultima página. Vía e-mail, urgente: la buena fe tiene precio