Viento en popa para el bel canto

El Teatro Colón llegó a la Fragata Libertad. Y todos aplaudieron
(0)
30 de mayo de 2003  

Fue una inédita alianza estratégica de dos símbolos de la Argentina: el Teatro Colón y la Fragata Libertad. Nuestro mayor coliseo y la nave insignia de la Armada gozan de un prestigio único en el mundo. Esa fue la idea que disparó el proyecto: reunir a los cantantes del Instituto Superior del Colón en una serie de conciertos a bordo de la fragata.

Tres exitosas funciones demostraron que la iniciativa tiene futuro y es probable que cada vez que la majestuosa nave esté fondeada en el puerto, las canzonettas, las arias de ópera y el tango animen románticas veladas en la camareta con paredes de caoba. Las Noches líricas a bordo fueron organizadas en forma conjunta por Rodolfo Laconich, de la Asociación de Amigos de la Fragata, y por la arquitecta Luisa Miguens de Tanoira, con la invalorable colaboración de Ana Masone, directora del Instituto Superior del Teatro Colón.

Siete solistas interpretaron obras de autores argentinos, de Ginastera, Discépolo, Gardel, Yupanqui, Mores, y de los italiano Tosti, Gastaldon, Leoncavallo y Rossini , entre otros.

Las sopranos Susana Moreno y Virginia Savastano, la mezzo Cintia Velázquez y los tenores Carlos Natale y Nazareth Aufe Ferrari, acompañados en el piano por Mercedes Alas, inundaron de música por unas horas la camareta de estricta elegancia del guardiamarina custodiada por columnas de bronce.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.