Vive atrapada y sin salida

Después de la publicación de sus cuentos, sube al escenario del Maipo e inicia la filmación de "La fuga", de Mignogna
(0)
30 de octubre de 2000  

"Estar trabajando todo el día en cine y llegar a la noche e ir al teatro no me gusta nada", dice Norma Aleandro frente a la mesa del living de su casa, donde descansan varias versiones del guión de "La fuga", de Eduardo Mignogna, que hoy comienza a filmar.

No es para menos. Según explica la actriz, tiene la costumbre de organizar su agenda laboral de tal manera que pueda encarar los proyectos con cierto desahogo. Pero, en esta oportunidad, las previsiones no sirvieron.

El proyecto del Maipo, que estrena 6 de noviembre, sólo se presentará tres semanas. Se trata de "Sobre el amor y otros cuentos", unipersonal que la actriz suele ofrecer con modificaciones en los contenidos.

"Los críticos de teatro de Montevideo siempre tratan de recaudar dinero para organizar el festival internacional, y este año me pidieron que fuera un fin de semana para presentar algo mío. Rearmé mi espectáculo y me tuve que quedar dos semanas haciéndolo. Cuando lo vio Lino Patalano insistió en que tenía que hacerlo acá. Me presenté en Mar del Plata, Rosario, Tucumán y me vine para empezar a filmar. Entonces, Lino me convenció para presentarlo en el Maipo por unas semanas."

Para la promoción, el empresario y productor decidió presentarlo con el título de "Norma ríe", parafraseando al famoso "Garbo habla".

"Lo dijo porque es un espectáculo de humor."

¿Y de qué se ríe Norma Aleandro? "De lo que hago en el espectáculo. Me divierto como loca. Es para reírse. Conservo el final de "La señorita de Tacna" y un cuento de Gabriel García Márquez."

A pesar de haber encarado obras de cierto corte dramático, ya sea en cine o en teatro, son pocas las oportunidades en las que ha podido desplegar su veta humorística.

"Mi relación con el humor es muy buena. Siempre estoy deseando hacerlo porque me divierto. A su vez, cuando el espectador recibe el humor del escenario y se puede reír es muy lindo. Y es lindo provocar eso, me pone en un estado de excitación. El humor me parece una vuelta inteligente para mirar la desdicha con otra lente y otra mentalidad. Lo que tomo es el amor que da felicidad y desdicha y que permite reírnos de ciertas cosas que nos pasan."

A pesar de la seriedad con que suele encarar sus trabajos, Aleandro confiesa tener un buen sentido del humor y capacidad para reírse de sí misma.

"Es un primer paso que hay que dar. Si el humor lo hacés riéndote de los demás, quedándote afuera, eso es burla. En el humor tiene que entrar una. Si no me puedo reír de mí o de los que se burlan de mí, estoy fuera del humor. Además, nos hace falta el humor. Lo necesitamos. A mí, me ha salvado muchas veces en mi vida. Cuando, como familia, tenemos momentos difíciles, tanto mi marido como mi hijo sacan el humor y me prendo. Aliviana los tiempos duros. Cambia además el rumbo del pensamiento."

Pensamiento que Norma Aleandro puede dividir en diversas actividades: la actuación, la dirección, la docencia y la escritura, tarea que la encuentra con un nuevo libro en sus manos: "Puertos lejanos", que se suma a los ya escritos, "Diario secreto", "Poemas y cuentos de Atenazor" y la obra de teatro "Los chicos quieren entrar".

"Estoy disfrutando este momento, por eso no me gusta que el trabajo se acumule. Trato de que no se junte el teatro con el cine o la televisión. Estás más preocupado por estar a tiempo, llegar con el personaje justo. Y yo soy lenta para elaborar. Hoy estoy contenta. Mi familia está bien de salud y felices en lo suyo. No soy de decir que el teatro es mi vida, porque no lo es. No, mi vida es mi vida y el teatro es parte de esa vida que me da placer. Cuando me preguntan si me gustaría morir sobre un escenario yo contesto que preferiría morir al lado de mis seres queridos. Salvo si no hay más remedio. Pero no quisiera hacer algo tan privado en público."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.