Vuelve el sonido de Filadelfia

La gran orquesta norteamericana, nacida en 1900, dará, desde esta noche, tres conciertos en el Teatro Colón, con dirección de Yakov Kreizberg
(0)
27 de mayo de 2003  

La gran orquesta norteamericana, nacida en 1900, dará, desde esta noche, tres conciertos en el Teatro Colón, con dirección de Yakov Kreizberg

La Orquesta de Filadelfia, una de las cinco grandes de los Estados Unidos , regresa, luego de un lustro, al Teatro Colón para ofrecer tres conciertos, dos para el Mozarteum Argentino y uno para los poseedores del Gran Abono de la sala lírica.

Wagner, Schumann, Richard Strauss y Tchaikovsky conforman la propuesta, romántica, que ofrecerá aquí la agrupación con la dirección de Yakov Kreizberg que, como oportunamente informó LA NACION, hizo posible esta gira luego de que Wolfgang Sawallisch tuvo que cancelar sus compromisos por un problema de salud.

Nacida en 1900, la orquesta observa en su historia características que la hacen única entre sus colegas norteamericanas y que la hicieron popular más allá de las fronteras clásicas.

Lo primero para destacar es que sólo seis directores fueron sus titulares durante el pasado siglo XX. Primero fueron los alemanes Fritz Scheel desde la fundación a 1907 y Carl Pohlig entre 1907 y 1912. Pero no hay duda de que la historia grande de esta orquesta la comenzó a escribir el visionario y extravagante Leopold Stokovski. Más allá de sus siempre polémicos enfoques interpretativos, lo cierto es que Stokovski fue uno de los directores que con más consecuencia metieron a una orquesta sinfónica a producir registros discográficos, y producir los estrenos estadounidenses de autores como Berg, Mahler, Rachmaninov, Schoenberg, Scriabin, Sibelius y Stravinsky.

Stokovski, un apasionado por las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, le dio esta impronta modernista y pionera a la orquesta, que aún hoy mantiene. Así, fue la primera en grabar con medios eléctricos en 1925 y la primera en tener su propio ciclo radial, en la NBC en 1929. También abrió el camino en la televisión en 1948. Fue la orquesta que en 1939 grabó la banda sonora de la película animada de Disney "Fantasía", que se estrenó en 1940, ya durante la era Ormandy, y más recientemente, en 1997, la primera en transmitir un concierto por Internet.

Sonido característico

Ha habido pocos reinados tan prolongados como el de Eugene Ormandy al frente de una orquesta sinfónica. En su caso fueron 44 años como titular, más cinco como honorario, cuando lo sucedió nada menos que Riccardo Muti.

De Stokowski, Ormandy tomó la posta de la vocación comunicativa y llevó la orquesta a la fantástica cifra de 400 discos registrados, varios de ellos premiados, como también el apoyo a compositores contemporáneos, como, por ejemplo, Sergei Rachmaninov, que estrenó su cuarto concierto para piano en la ciudad norteamericana.

Es durante su gestión que se empezó a hablar del "sonido Filadelfia" ( the Philadelphia sound ), que podría caracterizarse por la claridad del color orquestal, ejecuciones precisas, pero no frías. Y sobre todo, la construcción de un sonido propio homogéneo en las cuerdas, una cualidad que, según explica Yakov Kreizberg, el encargado de dirigir a la orquesta, es palpable hasta hoy (ver nota aparte).

Si Ormandy terminó de esculpir el sonido único de esta orquesta, la llegada del por entonces joven pero talentoso italiano Riccardo Muti en 1980 refrescó el espíritu renovador de la orquesta. La ópera y la música contemporánea fueron centrales durante los doce años de su gestión.

En este sentido, como pasó también con la Filarmónica de Berlín, ya no parecen ser tiempos para gestiones prolongadas como las de Karajan u Ormandy. En 1993 llegó Wolfgang Sawallisch, que combinó el repertorio centroeuropeo con buenas dosis de música del siglo XX (fue todo un éxito la temporada del centenario, en el que la orquesta se dio corte con todas las obras de compositores del siglo XX hoy célebres que fueron estrenados por ellos).

Sawalisch, de 80 años, hubiera cumplido con esta gira sudamericana con la despedida de la orquesta, ya que pasará a ser conductor laureado, cediendo su puesto a Christoph Eschenbach. Una enfermedad se lo impidió.

En cambio, llega Yakov Kreizberg, otra de las destacadas batutas rusas del momento, que, fiel al espíritu del maestro, respetó el repertorio elegido para los conciertos porteños.

Conciertos del Mediodía

Una orquesta celosa de mantener la tradición de su sonido, también lo ha sido a la hora de elegir batutas invitadas. Y siempre lo hizo en busca de perfiles muy claros vinculados con un determinado tipo de repertorio: la lista es clara al respecto, desde los actuales Charles Dutoit y Mariss Jansons hasta llegar a Otto Klemperer, Charles Munch, Arturo Toscanini y Alfred Wallenstein, que fueron invitados a subir al podio y dejar el testimonio en discos.

Como hace cinco años, la Orquesta de Filadelfia vuelve a darle su brillo a la temporada clásica de Buenos Aires en una semana que incluirá, además, la realización de clases magistrales y un concierto gratuito de varios de sus principales atriles, mañana, a las 13, en el Ciclo Conciertos del Mediodía, que el Mozarteum ofrece habitualmente en el teatro Gran Rex.

Las funciones

Hoy, a las 20.30: Gran Abono. Sinfonía N° 4 en Re menor, de Schumann; Sinfonía N° 6 en Si menor, Op. 74, "Patética", de Tchaikovsky.

Mañana, a las 20.30: 1er. ciclo del Mozarteum. "Don Juan", Op. 20, de Richard Strauss, obertura de "Tannhäuser", de Wagner; Sinfonía N° 2 en Re mayor Op. 73, de Brahms.

Viernes 30, a las 20.30: 2° ciclo del Mozarteum. "Don Juan", Op. 20, de Richard Strauss; obertura de "TannhŠuser", de Wagner, y Sinfonía N° 6 en Si menor, Op. 74, "Patética", de Tchaicovsky.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.