10 lecciones de moda que nos dejó Karl Lagerfeld

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Archivo La Nación
Agustina Vissani
(0)
19 de febrero de 2019  • 12:35

Tras la noticia del fallecimiento del Káiser de la moda, es imposible no hacer un repaso por lo que dejó. Lo primero que evidencia la reflexión de cualquier fashionista es el espacio vacío, la vacante dentro del cada vez más reducido elenco de figuras influyentes de la moda mundial.

Es que Karl Lagerfeld fue el gran responsable de resucitar a la maison Chanel en 1983 y de pasar 36 años envuelto en esa relación amorosa y revolucionaria en la que el espíritu de Coco aportaba lo más clásico que Lagerfeld reversionaba con una visión moderna y sofisticada. Pero no es lo único que se va a extrañar. Karl fue siempre el destino, fue el primero en romper los moldes, el que iba cuatro casilleros adelante, el que ponía la belleza por sobre todas las cosas, el que creía en su creatividad más allá de las normas, el gran observador. "A mí me inspira todo. Solo hay una regla: mantener los ojos abiertos", así era y estas son las diez lecciones de moda que lo hacen eterno.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Archivo La Nación

1. Vale uniformarse: podés usar camisa negra, pantalón negro y zapatos negros pero le sumás una chaqueta increíble y le das un rock-and-roll chic a cualquier uniforme. Karl fue el primero en uniformarse: "No hay nada de malo en usar siempre lo mismo. Menos estrés". Pero claro, a sus camisas blancas abotonadas hasta arriba, a sus pantalones negros achupinados y a sus chaquetas oscuras, siempre le sumaba algún detalle que hacía la diferencia.

2. Mejor exagerar: Karl lo comparaba con la buena educación. Así como los buenos modales nunca van a estar de más, no existe eso de estar "mejor vestido de lo que deberías". Para él, siempre era mejor estar un poco exageradamente arreglado que pecar de básico.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Reuters

3. Poder femenino: desde el principio de su historia, Coco Chanel apoyó la liberación de la mujer e impuso los pantalones femeninos, los zapatos funcionales (de taco bajo), las camisas blancas y los bolsos tipo bandolera. Karl siguió esa misma línea en looks que combinan perfectamente el estilo tomboy (mujeres que usan ropa masculina) e hiperfemenino a la vez. Yendo un poco más allá, en 2014 durante la Semana de la Moda de París Karl Lagerfeld presentó su colección de Primavera-Verano 2015 en un desfile que simulaba una marcha faminista con pancartas revolucionarias.

4. El negro no falla: "Black is the new black" ("el negro es el nuevo negro") y no hay mucho más para decir. Frente al juego de palabras que tantos otros usan para imponer nuevas tonalidades Karl responde preciso. Gran amante del vestidito negro en todas sus versiones y del cuero negro que combina en looks diurnos y nocturnos, la escala de grises es su paleta predilecta siempre.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Reuters

5. Larga vida al clásico: muy seguro de sí mismo (si algo no tenía eran problemas de autoestima), Lagerfeld nunca sintió que recurrir a los clásicos fagocitaría su trabajo. Es que los reeditó siempre con tanta actualidad que no hizo más que resucitar hits, uno tras otro. Las perlas, los trajecitos de tweed, las camelias (la flor insignia de Coco), la cartera 2.55 en todas sus variantes, los zapatos slingback, todos de vuelta, todos eternos.

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Archivo La Nación

6. Zapatillas + alta costura: que fuera un amante de los clásicos no significa que estaba siempre mirando para atrás. Todo lo contrario. El káiser siempre fue un visionario e iba tan adelantado que muchas veces sus propuestas que al principio eran criticadas por ridículas después terminaban popularizándose. En su desfile Primavera-Verano 2014, por ejemplo, vistió con zapatillas deportivas a todas las modelos. En ese momento fue una sorpresa increíble: ¿vestidos y zapatillas? Hoy no suena nada extraño.

7. Bolsos llamativos: en su plan de vestir uniformado pero con un toque diferente que te haga inolvidable, Karl fue un gran diseñador de bolsos y carteras de alto impacto. Irónicos, fantasiosos y muy fotografiables (foco de atención en los cazadores de Street-style) podemos mencionar las carteras en aros de ula-ula, los clutch que parecían una maxi pieza de Lego o las que simulaban ser cajas de leche (de Coco).

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Archivo La Nación

8. Micro guiños: más allá de los bolsos y zapatos que siempre completaron los looks, Lagerfeld se caracterizó por los pequeños detalles que marcan la diferencia y te hablan de la personalidad de quién los viste. Sus clásicos guantes de motociclista, las cintas negras atadas al cuello y los mini broches que aportaban el brillo necesario para destacar.

9. Su propio estilo: "Soy como una caricatura de mi mismo y me gusta. Es como llevar una máscara permanente y para mi el Carnaval de Venecia dura todo el año", se autodefinía Karl Lagerfeld cuando le preguntaban por su estilo. En tiempos donde lo original es lo que manda, Karl construyó un personaje que se convirtió en sinónimo del dandy moderno. Pelo blanco sujeto en una colita de caballo, gafas de sol (incluso de noche), camisa blanca (con moño, corbata o lazo), pantalón y chaqueta negra.

10. Divertirse siempre: más allá de su sentido del humor irónico e irreverente, Karl tenía otra característica: era un inquieto empedernido. Si abría el archivo de Chanel para reversionar un traje, no se limitaba a alargar un ruedo o agregarle un par de bolsillos. La creatividad Lagerfeld era infinita y así vimos desfilar trajecitos Chanel en denim, cuero y hasta impresos en 3D. Según el mismo diseñador, se trata de divertirse, probar, mezclar lo impensado generando combinaciones ruidosas. Hay que jugar más con nuestro estilo. Arriesgarse sin miedo. No hay nada que perder.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.