10 razones por las que la natación es el deporte perfecto

La natación es la actividad perfecta para entrenar cuerpo, mente y emociones.
La natación es la actividad perfecta para entrenar cuerpo, mente y emociones. Crédito: Ilustración de ana laura pérez.
Ana Paula Queija
(0)
27 de octubre de 2018  • 00:52

Tirarse a la pileta es cambiar de un estado a otro. La natación esconde una fórmula fascinante entre acción e inacción: ponés el cuerpo en movimiento mientras pausás el resto de tu vida. Para sumergirte, tenés que dejar el celular afuera y, por lo tanto, el mundo a un costado, y eso lo vuelve un respiro para la mente. Es casi una meditación porque te conecta con vos y porque la coordinación de tantos músculos te obliga a pensar solo en el fluir de tu cuerpo. Tu salud física también se beneficia: el agua relaja, alivia contracturas y mejora la circulación.

Entre los deportes que podés elegir en la ciudad, dicen que la natación es la actividad perfecta, y lo cierto es que tiene muchos beneficios. Te contamos cuáles son los principales:

Para el cuerpo

1. Bajo impacto sobre los huesos y las articulaciones. La flotabilidad permite realizar actividad física sin el impacto que provoca el pavimento sobre el cuerpo. La hidroterapia es ideal para rehabilitar lesiones o problemas de columna.

2. Quemás calorías. Según la intensidad del ejercicio, se pueden quemar entre 500 y 600 calorías en una hora de actividad. La natación se recomienda para acompañar los tratamientos de descenso de peso.

3. Más elasticidad y elongación en los músculos. Cuando nadás, se involucran una gran cantidad de músculos tanto del tren superior como del inferior y de la zona media. Si lográs hacer un nado relajado, con una buena respiración, tus músculos alcanzarán una gran elasticidad y flexibilidad.

4. Beneficios cardiorrespiratorios. La natación mejora la circulación de la sangre por todo el cuerpo. La posición horizontal favorece el retorno venoso desde las extremidades hasta el corazón, lo que disminuye la presión arterial, reduce los niveles de colesterol malo y aumenta el bueno. Esto, en conjunto, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas. A su vez, ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Para la mente

1. Abajo el estrés. Nadar ayuda a oxigenar el cerebro a nivel molecular, lo cual mejora el equilibrio de los neurotransmisores que influyen sobre el estado de ánimo y también en las hormonas responsables del estrés, por lo que se alivian los síntomas de la depresión.

2. Mayor evolución cognitiva y de aprendizaje. La natación activa simultáneamente los dos hemisferios cerebrales y los cuatro lóbulos del cerebro, lo que acarrea mejores capacidades cognitivas. Además, mejora la memoria, debido al incremento del flujo de sangre a las arterias cerebrales.

3. Más conección con vos, con lo que te pasa. Nadar es un tipo de meditación. Cuando te metés en el agua, tu cuerpo se introduce en un estado nuevo, con una temperatura distinta y en un entorno fuera del rutinario. La pileta te obliga a dejar las pantallas afuera, y con ellas tu conexión con el mundo. La repetición de un ejercicio y tu concentración en él te hacen entrar en un estado de silencio cerebral que resulta casi una meditación en movimiento.

Beneficios emocionales

Crédito: . ilustración de Ana Laura Pérez.

1. Perspectiva. El movimiento sirve para ir a buscar lo que deseás. "Soldado que huye sirve para otra guerra": si necesitás poner distancia de alguien y dejar un clima afectivo tóxico, poner el cuerpo en movimiento puede ser un buen puntapié para manejar tus emociones posteriormente.

2. Autoerotismo. La natación puede proporcionar un placer autoerótico a través de la estimulación de una zona erógena. En la repetición de movimientos mecánicos, podés encontrar un tipo de placer que se conoce como "pasivo", y es el mismo que sentís cuando estás en una montaña rusa, si te tirás con paracaídas, con el rafting o en una hamaca.

3. Placer activo y valoración. El control y el manejo de tu cuerpo cambian la percepción de vos misma y mejoran tu vínculo con vos y con el mundo. Ejercitar el físico nos proporciona una sensación de poderío y suficiencia que resulta placentera y reconfortante. Si estás viviendo un duelo o una crisis, nadar puede disminuir tu sensación de desamparo y contrarrestar la de descontrol psíquico.

Top 5 de piletas

1. Megatlón Núñez (Libertador 8000).

2. Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA).

3. Palacio Duhau, en las instalaciones del hotel Hyatt.

4. Club Atlético River Plate.

5. Ocampo Club de Entrenamiento, en el complejo Costa Salguero (Av. Costanera R. Obligado 1221).

Chequeos

Los chequeos médicos que tenés que hacerte si querés empezar a nadar con exigencia son:

  • Un electrocardiograma.
  • Un ecocardiograma.
  • Una valoración clínica de tu médico.

Si tu médico lo considera necesario por alguna característica personal o de salud, puede agregarte más estudios.

¿Te gusta nadar? ¿Te lo recomendaron pero te da fiaca? ¿En qué te inspiró esta nota? Te mostramos también: Salud: cómo reconocer un ACV y qué hacer inmediatamente y Probé la copa menstrual y esto fue lo que aprendí

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.