2001: Odisea funk

Religión cósmica, ecología, funk retro, mensaje intergaláctico, clonación, era espacial e ingeniería genética. A Funk Odyssey, el nuevo álbum de Jamiroquai, retrata la esencia del siglo XXI como ningún otro. Jay Kay, el lunático de los mil sombreros, dialogó con VIA LIBRE acerca de sus obsesiones más profundas y del explícito homenaje a Stanley Kubrick en su nuevo trabajo. Además, el cantante promete presentar su odisea funk en la Argentina, a mediados de 2002
Religión cósmica, ecología, funk retro, mensaje intergaláctico, clonación, era espacial e ingeniería genética. A Funk Odyssey, el nuevo álbum de Jamiroquai, retrata la esencia del siglo XXI como ningún otro. Jay Kay, el lunático de los mil sombreros, dialogó con VIA LIBRE acerca de sus obsesiones más profundas y del explícito homenaje a Stanley Kubrick en su nuevo trabajo. Además, el cantante promete presentar su odisea funk en la Argentina, a mediados de 2002
(0)
31 de agosto de 2001  

-Este nuevo trabajo vuelve al ataque con varias canciones que hablan del mensaje intergaláctico. ¿De qué se trata todo eso?

Jay Kay: -Ya desde el título del álbum, A Funk Odyssey, hablamos de ello y viene de eso antiguo de 2001: Odisea del espacio , de Stanley Kubrick. Estoy fascinado con el espacio. Me encantaría ver el día en que todos podamos saltar a una nave espacial y terminar en un mundo completamente loco. De eso tratan temas como Feels So Good : "Estoy varado en una nave especial escondido de todo y a veces me hace pensar que estoy aquí para quedarme". De lo que estoy hablando, básicamente, es del planeta en el que estamos; porque estamos varados aquí. Sabes que es el siglo XXI y que se inventó el viaje al espacio, pero estamos varados, no podemos ir a ningún lado, no hemos ni siquiera llegado a Marte todavía y es el lugar más cercano para pasar el rato. Bueno, llegamos a la luna, gran cosa, pero, ¿qué hay allí? Nada.

-Durante toda tu trayectoria has tenido cierta fascinación por el espacio, ¿es esto por lo que le rindes tributo al material funk de ciencia ficción de los años 70?

J. K.: -Era todo muy espacial en esos días, sí. Pero eso viene de que pienso que es algo tan importante, que en realidad generalmente lo ignoramos. No sabemos mucho al respecto. Estamos sentados en esta pequeña pelota, con todas estas otras pelotitas en un pequeño sistema que gira en torno de esta fuente de calor y luz y éste es nuestro comienzo. Siempre me sorprendo cuando seres humanos usan frases como "al final del universo..." ¿Qué quieres decir con al final del universo?, ¿qué final? Decimos eso esencialmente porque todo en nuestras vidas tiene un fin. Mi vida puede terminar, todo puede terminar. Pero no creo que el universo tenga un final, creo que simplemente sigue y sigue y es bastante presumido por parte de un grupo de simios un tanto inteligentes decir algo semejante. Todavía no podemos ir más allá de la luna, todavía no hemos encontrado una fuente de energía que nos lleve a alguna parte.

-Entonces, ¿la magnitud y el poder del espacio es lo que te inspira para tus canciones?

J. K.: -Siento que cuando miras al cielo y al cosmos encima nuestro, ves de dónde provenimos. No venimos de ningún otro lado. Somos todos polvo del espacio, eso es de lo que estamos hechos, toda la reacción química surgió del polvo y de las rocas de otras áreas, eso es lo que dio origen a la vida a partir de lo que sólo era una bola de fuego y hielo. Y quiero decir, puedes ver un mapa del mundo y pensar: "Puedo ir a cualquier lugar de allí", mientras que, como todavía sigo fascinado, cada noche miro todas aquellas estrellas y veo un millón de lugares a los que ni siquiera puedo ir.

-¿Crees que eso cambiaría nuestra percepción del planeta Tierra?

J. K.: -Todo lo que parecería que estamos haciendo en el planeta es pelear entre nosotros, y si invirtiéramos menos dinero en armas y más dinero, tiempo y energía en solucionar los problemas del planeta, o desarrollar los viajes al espacio, empezaríamos a darnos cuenta de que vivimos en un sitio pequeño y que debemos convivir en él. Porque no tenemos otro lado adónde ir, entonces podríamos también aprender a intentar sacar el mayor provecho de esto. Creo que de la única manera que los seres humanos comenzarán a hacer eso, será cuando repentinamente nos veamos confrontados con algo que ya no podamos solucionar. Hasta donde tengo entendido, en 2028 una gran masa de rocas pasará raspando al planeta, pero si no calcularon bien, todo podría acabar. Y es triste que tengamos que llegar justo al fin de la existencia humana en el planeta antes de que nos hayamos unido. Eso es lo que encuentro tan fascinante acerca del espacio: no podemos controlarlo, sabemos tan poco sobre él, y sin importar lo que los científicos digan, no saben nada sobre él.

-Entonces, ¿estarías feliz a bordo del próximo transbordador espacial?

J. K.: -Dios, me encantaría salir hacia allá. Me ofrecería alegremente como voluntario: "Mantengan la nave en marcha. ¿Dónde vamos ahora? ¿Podemos ver a Sirius hoy?" Eso sería mágico.

-¿Qué hay del tema Twenty Zero One ?

J. K.: -Es como una especie de tierra natal para Kubrick. Es un año tan sensacional. Abarca el espíritu del siglo XXI, y Kubrick lo ha estampado en nuestra mente. Ahí donde realmente comenzamos una nueva era espacial y yo hubiera pensado que comenzaríamos esta nueva era con un entendimiento y una bondad hacia nosotros mismos, pero desafortunadamente no es así. Twenty Zero One es sobre cuán aterradoras son algunas de estas tecnologías que están surgiendo.

-¿Es como la continuación del superhit Virtual Insanity ?

J. K.: -Algo así. Una de las líneas de Virtual Insanity era: "Ahora toda madre puede elegir el color de su hijo". Seis años después de esto, nos estamos engañando a nosotros mismos al pensar que la gente no se quedará encerrada con la puerta cerrada con llave haciendo todo esto. Tenemos alimentos genéticamente modificados. Okey, si quieres hacer esto, hazlo pero trata de hacerlo de manera que no contamine al resto. No hemos aprendido la lección con esto de BSE (encefalopatía espongiforme bovina, o vaca loca ), luego tuvimos la aftosa, y me pregunto por qué. Lo que esta canción hace es cubrir algunos de estos temas en estrofas muy cortas: "2001, esos ojos cristalinos líquidos, realmente te sientan bien cariño, déjame que te los encuentre en tu tamaño."

-Nuevamente es como la horrorífica realización de Blade Runner .

J. K.: -Es muy como Logan decía: "sírvase una nueva cara, ¿qué le gustaría señor?" No estamos muy lejos de eso ahora. Y luego está la frase: "2001, dejame bendecirte hijo, ayudarte a creer con una pistola semiautomática", porque así parecería ser. ¿Quieres que crea en tu religión? Te apuntará una pistola en la cabeza, y entonces creerás en ella.

-¿Qué dices del estado actual de las cosas de la ingeniería genética, de las que ya hablabas en Virtual Insanity ?

J. K.: -Veo que empeorará y empeorará. Debemos congelarlo un poco, debemos detenernos un minuto, no lo necesitamos. Demos a la gente nuevos corazones para que puedan prolongar la vida de la gente por más tiempo. Jesucristo, ¿no vivimos ya demasiado? ¿Para qué queremos esto? ¿Para tener no ya 5 mil o 6 mil millones de personas en el planeta, sino 10 mil millones? Fantástico, ¿y el planeta realmente podrá hospedar a tanta gente? Seguro. Ni siquiera puede mantener a toda la gente que hoy vive en él. Tenemos que detener esta estupidez, porque al final van a crear personas, y sabes lo que va a pasar si crean personas, vamos a tenerlas como nuestros esclavos. "Bueno, él sólo es un clon, nosotros lo hicimos, dale un poco menos de cerebro." ¿Para qué lo hacemos? ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué queremos clonar personas? ¿Para usarlos como conejillos de Indias?

-Volviendo a esa línea de Virtual Insanity , el peligro es hacer bebes por pedido, ¿no es así?

J. K.: -Bueno ¿qué van a elegir los muchachos? "Yo voy a llevar uno que se parezca a mí, ojos azules, cabello oscuro, que se vea como Al Pacino". O, mejor, "se me antoja una hija que se parezca a Claudia Schiffer".

"Me encanta ir a América del Sur"

Kay asegura que el año próximo visitará por tercera vez la Argentina

  • Visita. "En octubre presentaremos el disco en Europa, después en Japón y luego en Australia. El año próximo, queremos tocar en Brasil, Chile y la Argentina. Me encanta ir a América del Sur."
  • Máquinas. "Dicen que la gente vuelve donde empezó y, en cierto sentido, eso es lo que hice con este álbum. Comencé a hacer música con máquinas hace mucho tiempo, con una caja pequeña que actualmente utiliza la generación hip hop. Y ahora, usé nuevamente computadoras y todo ese tipo de cosas contra los cuales me había revelado en los últimos discos."
  • Visita. "Tenemos la reputación de que hacemos muy buenos videos. Pero lo cierto es que todavía no hemos hecho uno en el que realmente se vea con exactitud lo que la canción dice. Me gustaría filmar uno en el que la canción y el video estén ligados y que juntos signifiquen algo."
  • MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.