5 obstáculos que tenés que vencer para profesionalizar tu emprendimiento

Fuente: OHLALÁ!
Paula Molinari
(0)
8 de abril de 2020  • 19:13

Hay muchas cosas que se pueden interponer cuando querés que tu emprendimiento se vuelva una empresa rentable. A veces es la falta de inversión, otras, la falta de tiempo, y también puede ser falta de adaptación a los cambios. Por eso, en este momento de tanta incertidumbre, hablamos con Paula Molinari, autora de El salto del dueño, que nos cuenta cómo sortear estos obstáculos tan comunes.

La profesionalización no es un camino fácil. Sos un/a maker, pura pila, y te toca vivir los tiempos del coronavirus que nos freeza a todos por un rato. Justo ayer se comunicaba conmigo una maker muy entusiasmada, que hace objetos de decoración hermosos. Y su pregunta me dejó pensando: "¿cómo profesionalizarme? Estoy en la misa y en la procesión. No me alcanza el tiempo. si no resuelvo yo, no hay quién lo haga."

Profesionalizar implica un camino lleno de escollos y barreras, algunas externas pero las más pesadas, internas. Así lo demuestra la investigación a 314 empresas de dueño que realizamos para el libro El Salto del Dueño, que se lanzó en octubre pasado. La profesionalización de una empresa suele ser un proceso de avances y retrocesos, de marchas y contramarchas, que desgastan al empresario y a su equipo. Los datos que arroja la investigación son contundentes: sólo el 17% de las empresas ha logrado saltar a la Etapa Profesional y ¡un 68% se encuentran en el momento de transición! La profesionalización no se relaciona directamente ni con las ventas de la empresa, ni con el número de empleados, ni con los años de operación. No es el crecimiento el que determina la profesionalización, sino la especialización.

Pero, detengámonos un momento en cuáles son los obstáculos. ¿Qué es lo que dificulta tanto el paso a la profesionalización? ¿Por qué tantos empresarios y empresarias manifiestan el deseo de profesionalizar su empresa, pero los resultados son tan pobres? Algunos toman alguna decisión de avanzar, pero se asustan ante los primeros impactos y echan todo para atrás. En todos los casos, se genera una gran frustración.

5 son los grandes obstáculos

  1. La inversión de dinero: los empresarios saben que deben tomar gerentes para poder delegar, invertir en tecnología o lo que fuera. y esto cuesta dinero. No tienen claro su retorno ni cuándo llegará.
  2. La inversión de tiempo y esfuerzo: el camino de la profesionalización implica arremangarse y lidiar con cientos de implementaciones distintas. Por lo tanto, es una paradoja: ¡quiero más tiempo pero tengo que dedicar más tiempo!
  3. La incertidumbre: los makers conocen lo que los hizo exitosos hasta ese momento, pero no saben cómo debe funcionar la empresa en el próximo paso. Frente a lo desconocido, tienden a volver y refugiarse en lo que conocen.
  4. Los conflictos: nadie quiere cambiar, y esto queda claro cuando se avanza en la empresa con nuevas propuestas. El equipo, que funcionaba en forma aceitada en el modelo anterior, ahora cruje y se va a ocupar de poner todos los palos en la rueda.
  5. Un nuevo rol: la empresaria o empresario, en la nueva etapa, debe dejar de hacer todo lo que sabía hacer y debe ocupar otro rol, que no conoce y en el que se siente inseguro. Los mecanismos de defensa juegan una mala pasada y hacen que, sin desearlo, se repitan los comportamientos anteriores y no se aborden los nuevos. Es lo que mi amiga Adriana, experta en neurociencias llama la "mentalidad candado" (o sea, cerrada), basándose en la teoría de Carol Dweck. Esta psicóloga e investigadora de la Universidad Stanford, desarrolló la teoría de la Mentalidad Fija (o candado) y la Mentalidad de Crecimiento. Esta última podemos observarla en la actitud frente a las situaciones adversas (coronavirus) o desafiantes (profesionalización): apuesta a que las habilidades se pueden desarrollar y que el error es la base. No teme al error. entonces se lanza con optimismo. Por el contrario, la mentalidad candado se aferra a lo conocido y seguro, y pronuncia expresiones como: "no es posible", "en este negocio no se puede", "la gente no está preparada", "no es el mejor momento".. ¿Alguna vez pensaste o dijiste algunas de estas expresiones?

En la transición a la profesionalización se presentan idas y vueltas en el camino, marchas y contramarchas generando una enorme pérdida de oportunidades y frustración tanto en la dueña o el dueño como en su equipo.

Las principales barreras no están en el contexto, en el mercado. Son internas. están en nosotros mismos. No hay cambio en la empresa si no cambiamos nosotros. El proceso de profesionalización de la empresa es fundamentalmente un proceso de transformación de su dueña/dueño. En tiempos de coronavirus, aprendé nuevas cosas y desarrollá tu mentalidad abierta.

BENEFICIO para las MAKERS

Para colaborar con la comunidad de Makers en estos tiempos de incertidumbre, Paula nos ofrece un curso totalmente bonificado para desarrollar tus habilidades cómo líder. Cómo ser un buen líder (disponible hasta el 15 de abril). ¡Aprovechalo!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.