5 pueblos de la Patagonia para explorar en los meses más cálidos

Crédito: archivo OHLALÁ!
Cynthia Consoli
(0)
2 de octubre de 2019  • 15:42

Un rosario de pueblos entre Río Negro y Chubut son nuestros destinos elegidos para una conexión profunda con la naturaleza, como solo es posible en la Patagonia. ¿El plan? Olvidarnos de la señal de celular y sumergirnos en la inmensidad de las montañas, tomar agua de los ríos y lagos transparentes, comprar cosas ricas a los productores locales, caminar mucho (muchísimo), abrazar árboles milenarios y llenarnos los ojos con paisajes imponentes. En esta guía, te compartimos algunas de nuestras experiencias favoritas para un road trip sureño salvaje e inolvidable.

Epuyén

Crédito: archivo OHLALÁ!

A 100 km del aeropuerto de Esquel, el valle de 3000 habitantes forma parte del grupo de pueblos cordilleranos Comarca Andina del Paralelo 42. Es una localidad tranquila y paradisíaca, ideal para hacer deportes al aire libre y con una fuerte impronta ecologista: fue la primera localidad de Chubut en prohibir los herbicidas tóxicos y controla las embarcaciones a motor. @turismoepuyen.

  • Qué hacer: los días de viento, aventurate en una excursión desde la mañana hasta el atardecer en velero, parando en diferentes playitas y disfrutando de los sonidos de la naturaleza ($1800 por persona). Sin viento, paseos guiados en kayak en el lago Epuyén, con pícnic en Puerto Patriada y caminata hasta la cascada Cinco Saltos ($1650 por persona). @vientoyaguapaseos.

Crédito: archivo OHLALÁ!

  • Dónde dormir: las Casas Bahía Mansa son de adobe, tienen dos habitaciones, living, cocina, parrilla y desde el living o desde el deck ves el lago. ¿Lo mejor? Esperar el atardecer con el mate en el muelle. Desde $3000 en temporada baja y $5000 en alta El Hostel Lemuria, atendido por sus dueños, Rocío y Nahuel, supera ampliamente las "tres B". Desde $600 por persona en temporada baja y $800 en alta. casasbahiamansa.com.ar / @hostellemuria.
  • Datazo: la zona de Puerto Bonito, sobre el lago Epuyén, tiene un puesto donde venden artesanías y productos locales. Ahí también vas a encontrar las playas de acceso público con rocas para tirarse al lago (¡es uno de los menos fríos de la Patagonia!). Si está nublado, podés hacer la caminata de 4 horas hasta la Condorera, para tener una vista panorámica de todo el lago. Al final del día, Dos que Van es el spot para comer y tomar una Murrayana, la cerveza artesanal local.

El Bolsón

Crédito: archivo OHLALÁ!

A 200 km de Bariloche, la pequeña ciudad enmarcada por el cerro Piltriquitrón es famosa por su mística bohemia de artistas hippies que se asentaron en los años 70. En los alrededores hay varios refugios de montaña con diferentes niveles de dificultad para animarse al trekking. Si sos principiante, el Cajón del Azul es muy accesible y con buena señalización para las más inexpertas. @turismoelbolson.

  • Qué hacer: viví una experiencia única en Laberinto Patagonia. Doris y Claudio soñaron el proyecto cuando se pusieron de novios en el 92, lo dibujaron en cartulinas a mano y lo plantaron en el 96. El laberinto de cipreses, lleno de simbología y magia, tiene 2200 metros de recorrida interna, que podés hacer en aproximadamente 20 minutos. ¿Cómo salir? Entregándole el paseo a la intuición, ¡a puro corazón! Ahí mismo podés tomar un cafecito con riquísima pastelería casera rodeada de cielo azul y montañas gigantes y comprar tesoros de elaboración propia como aceites esenciales, dulces y más. Queda en la localidad de El Hoyo, a 3,5 km de la Ruta 40. Entrada general: $320; menores de 7 años, gratis. @laberintopatagonia / www.laberintopatagonia.com.

Crédito: gentileza Mariano Silvester.

  • Dónde dormir: Las Nalcas Hotel Boutique & Spa de Montaña está rodeado de bosques nativos, vertientes, aves y frutales. A 5 km del centro de El Bolsón, en el corazón del cerro, también es ideal para un día de spa. info@lasnalcas.com / @lasnalcas.
  • Datazo: A Gusto es el restaurante favorito de los locales; los platos son enormes, así que la clave es compartir ( @agustoelbolson). Después, pasá por la feria de artesanos en la plaza Pagano. Y probá los helados artesanales de Jauja, hechos con fruta de la zona ( @jauja_helados).

Trevelin

Crédito: archivo OHLALÁ!

Pegado a la cordillera chubutense, a media hora de la ciudad de Esquel y a pasos del límite con Chile, un pueblo de montaña y cultura celta combina lo mejor de los dos mundos: los paisajes argentinos de ensueño conviven con la herencia de las colonias galesas. Además, desde 2018 Chubut es una provincia vitivinícola, así que preparate para un chin chin con un pinot noir local porque las bodegas están muy cerquita.

  • Qué hacer: en Bodega Viñas del Nant y Fall, la visita guiada con copa de degustación cuesta $270. También podés hospedarte en sus cabañas, acampar, desayunar, stockearte de vinos o comprar regionales en su almacén de campo. @vinasdelnantyfall.
  • Dónde dormir: La Paz Patagonia es un lodge precioso a orillas del Futaleufú, con cabañas equipadas para 2, 5 y 8 personas -cada una con parrilla y hamaca paraguaya en el deck- y casas de río. Podés pedirle a Mati actividades guiadas on demand, como cabalgatas, bajadas en kayak o trekking. Tarifas desde $6580 para dos. Incluye desayuno, acceso al spa y piscina climatizada, bici y kayak. Mascotas, bienvenidas. @lapazpatagonia.
  • Datazo: del 1 de octubre al 3 de noviembre, visitá el campo de tulipanes. El tapiz de colores con la cordillera de fondo es un espectáculo natural imperdible. Podés llegar por tu cuenta o sumarte a las salidas nocturnas de fotografía. La entrada al campo cuesta $300 por persona.

Cushamen

Crédito: archivo OHLALÁ!

Una auténtica comuna rural perdida se convierte en una propuesta aventurera: alejate del cordón de montañas para entrar en la meseta de la Patagonia profunda por un camino de ripio, con paredones de piedras. Vas a cruzar gauchos a caballo, guanacos y ovejas, hasta llegar a un pueblo de casas de adobe y calles de tierra rodeado de silencio.

  • Qué hacer: a 28 km del casco urbano está El Saltillo, un cañadón de roca basáltica por donde pasa el Río Chico. El lugar tiene una energía única y está rodeado de formaciones geológicas talladas durante años por el río sobre antiguas formaciones volcánicas. Los saltos de agua altísimos con pozones son especiales para nadar. Lo mejor es contratar algún guía turístico en El Bolsón porque el acceso no es tan fácil. Llevá tus viandas para un pícnic y agua potable.
  • Dónde dormir: si estás en plan aventura, podés acampar en El Saltillo. Si no, buscá alojamiento en Epuyén o El Bolsón. Por Airbnb vas a encontrar lindas cabañas bordeando la Ruta 40.
  • Datazo: en el Museo Regional e Indigenista vas a conocer la historia del paso del hombre por esta región. En febrero se celebra el Camaruco, un rito religioso ancestral, excusa para degustar comidas típicas, conocer deportes mapuches y comprar artesanías.

Cholila

Crédito: archivo OHLALÁ!

En este pueblo vas a encontrar un buen mix entre lo chic de las casas de veraneo y el espíritu bandolero y gaucho del que todavía hay huellas. ¿Por qué vale la pena conocerla? Los tres lagos definen escenarios fabulosos para oxigenarse -y para pescar con mosca-. Además, es la localidad con acceso más directo al Parque Nacional Los Alerces, uno de los platos fuertes de este viaje. A cinco minutos, ingresás a través del Portal Norte.

  • Qué hacer: recorré el Parque Nacional Los Alerces, vas a conocer los escenarios naturales más imponentes y conmovedores del sur. La excursión de todo el día con pícnic a orillas del Futalaufquen cuesta $2690, incluye traslados, guía, acceso al parque y otro refrigerio a la tarde. @merakisur.

Crédito: archivo OHLALÁ!

  • Dónde dormir: en la hostería Ruca Kitai todas las habitaciones dan al río Carrileufú. Tiene un spa divino y el menú de la noche -sopa, algún plato potente (qué suerte si toca el goulash húngaro, que les sale maravilloso) y postre- siempre es una delicia. Habitación doble desde US$120, con súper desayuno casero.
  • Datazo: a 17 km del pueblo, en la Villa Lago Rivadavia, Alicia y Roberto cocinan manjares con los vegetales que da su huerta orgánica en el restó Las Ruedas. El menú tiene un montón de opciones vegetarianas, pero los ravioles de verduras con salsa de hongos, el postre de manzanas gratinado y los helados caseros son imperdibles de verdad. La temporada empieza el 1 de noviembre. cabanascerrolamomia.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.