Mi cuento favorito. A cajón cerrado, por Marcelo Birmajer