La vida buena. Adiós, dinosaurio, adiós: prefieren callar y mimetizarse antes que asumir su arcaica condición