Afirman que la hiperactividad en los niños es genética