Alemania: con una polémica medida la Justicia autoriza la matanza de pollitos

Crédito: Shutterstock
(0)
13 de junio de 2019  • 14:47

La más alta jurisdicción administrativa alemana consideró que la filial avícola podía continuar eliminando por millones los pollitos machos hasta que sea posible aplicar métodos que permitan la diferenciación de sexo en el huevo a gran escala.

La Corte Administrativa Federal tiene que resolver si se mata, generalmente por trituración, a los polluelos machos en conformidad con el primer artículo de la ley sobre la protección de los animales, según la cual "nadie tiene el derecho de infligir a los animales dolores, sufrimientos o daños sin motivos razonables".

"La práctica actual (de eliminar a los pollitos machos) se basa en un motivo razonable hasta la aparición, en un plazo a priori cercano, de métodos para determinar el sexo en el huevo", dijo la jueza Renate Philipp.

Como las dos instancias precedentes, la Corte estimó que los intereses económicos de los criaderos de gallinas ponedoras eran prioridad por el momento, ya que consideraban que los machos no eran útiles en la industria y eran demasiado caros para reproducirse. Cada año, sacrifican 45 millones de estos polluelos.

El origen del litigio revisado por la Corte remonta a 2013 cuando el ministerio de Agricultura de la región de Renania del Norte-Westfalia quiso prohibir la eliminación en masa de los pollitos. Sin embargo, los criaderos atacaron la decisión y ganaron ante las jurisdicciones del estado regional y ahora a nivel federal.

La reacción oficial

La eliminación de los pollitos machos ha sido muy polémica en Alemania. La ministra de la Agricultura, Julia Klöckner es una de las principales opositoras. "Matar a los animales a partir de su nacimiento a causa de su sexo no es posible", dijo la ministra al diario regional Rheinische Post, y precisó que ocho millones de euros fueron desbloqueados para dar con otras alternativas.

Varios métodos de diferenciación de sexo en el huevo, que permiten destruir a los machos antes de la eclosión, están a prueba en la actualidad, sobre todo en Alemania y Holanda, pero éstos aún no se pueden aplicar a escala industrial.

En cuanto a la cría de pollitos machos, se lleva cabo en criaderos bio de Alemania, pero el costo repercute en el precio del consumo y representa varios centavos por huevo.

Para los defensores de los derechos de los animales, hay que ocuparse de la cuestión de la ultraespecialización de las aves -desde las gallinas ponedoras a gran escala a las aves engordadas-, creando criaderos en los que tanto la hembra como el macho tengan una utilidad.

"En vez de apostar a la selección en función del sexo, la ministra de Agricultura Klockner haría mejor en dedicarse a poner fin a la cría basada en el alto rendimiento", afirmó la organización especializada en los alimentos Foodwatch en un comunicado publicado este jueves.

AFP

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.