Algo huele mal en Saldías Warehouse

Permisos, habilitaciones, litigios... y aquí no toca nadie
Permisos, habilitaciones, litigios... y aquí no toca nadie
(0)
23 de septiembre de 2005  

  • El sábado debió realizarse el segundo festival Puro Reggae. Con los jamaiquinos Israel Vibration, Don Carlos, Peter Tosh Celebration Tour; los brasileños Tribo de Jah y los locales Resistencia Suburbana, Natty Combo y Riddim. El lugar elegido: el enorme Saldías Warehouse, un galpón ubicado en terreno ferroviario y propiedad de Mercado de Frutas y Hortalizas SA y Belgrano Cargas. Pero el sábado llegó, más de 1000 personas se juntaron en el lugar y, al rato, debieron irse con las manos vacías.
  • Saldías Warehouse está frente al Circuito KDT, con la calle Salguero al 3400 como referencia, entre un desarmadero de autos desactivado y una larga fila de camiones que, los fines de semana, sólo aguarda por la reapertura del mercado. En el lugar ya se hicieron varias fiestas electrónicas y, aparentemente, estaba todo acordado para la realización de este festival de reggae, promovido como el más importante de música jamaiquina en estos pagos. Pero el día anterior, el viernes a las 22, la productora del festival, San Telmo Reggae, recibió una comunicación escrita firmada por Jorge Luis Pérez, director de Habilitaciones y Permisos de la Ciudad, que les negaba la autorización para su realización. El resultado: un trabajo contra reloj de los productores por destrabar la situación y la multitud a las puertas de Saldías, la tarde del sábado, esperando en vano. "En la carta dicen que no nos daban el permiso por un litigio entre Belgrano Cargas y Frutas y Hortalizas SA, los dueños del terreno donde está Saldías. Nosotros quedamos en medio de la pelea y ya sin tiempo para defendernos", comentó Santiago, responsable de la productora, que prefirió no dar su apellido. "Hace 45 días iniciamos los trámites ante la Dirección General de Habilitaciones y Permisos de la Ciudad, donde se nos exigieron alrededor de 12 requisitos para habilitar el predio y este permiso fue solicitado por Frutas y Hortalizas SA, entidad a la que le alquilamos el lugar. Se cumplieron todos los puntos solicitados, pero el viernes, a las 22, nos notifican que no nos dan el permiso por una supuesta falta de conformidad de Belgrano Cargas, entidad ligada al sindicato ferroviario. Las bandas internacionales ya estaban volando desde Brasil y no hubo tiempo de detenerlas. Encima, mucha gente llegó hasta el lugar el sábado y algunos pudieron ingresar por una puerta lateral. Hablamos con ellos, entendieron la situación y las bandas locales tocaron hasta que la policía pidió que se suspendiera porque si no iba a empezar a retirar a todos. Nos arruinaron, económica y moralmente, pero vamos a hacer el festival. Los músicos nos apoyaron y recibimos más de 400 mails de gente que se solidariza con nosotros." Mientras tanto, Ticketek está devolviendo el dinero de las entradas, pero aún no lo hicieron ni Lee Chi ni Locuras, ya que San Telmo Reggae usó esos fondos para solventar el festival. Y eso también está mal.

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.