Suscriptor digital
(0)
8 de marzo de 2019  • 00:00

Así como los primeros pasos de tu bebé están repletos de entusiasmo y celebración, el momento en que empezás a incorporar alimentos semisólidos a su alimentación ¡son toda una nueva aventura! Desde los nuevos sabores y texturas, hasta sumarlo como uno más en la mesa y dejarlo disfrutar de la experiencia de estar comiendo solo. Lo que se conoce como "alimentación complementaria" es una etapa de aprendizaje tanto para tu bebé como para vos misma, pero también un momento en que vas a poder enseñarle algo que lo va a acompañar toda su vida: la creación de hábitos saludables en su alimentación y que disfrute de los sabores naturales de los alimentos.

Sabiendo esto, junto con Nutrionline, creamos una guía práctica para que puedas encarar esta nueva etapa y aprendas qué cosas tener en cuenta a la hora de preparar los primeros platos que tus hijos van a disfrutar.

¿Qué es la "alimentación complementaria"?

Cuando tu bebé cumple seis meses, llega el momento de reforzar su alimentación porque ya la leche materna no resulta suficiente para cumplir con los requerimientos de energía y nutrientes que necesita para crecer. Dividida en dos etapas marcadas por su edad, la primera se conoce como "transicional" y va de los seis a los 12 meses; mientras que la segunda es a partir del año y se denomina "familiar". Se trata del momento en que tu bebé empieza a sumarse a la mesa y compartir el momento de la comida con el resto de la familia.

¿Con qué alimentos es recomendable empezar?

Ya sea de verdura o fruta, los primeros platos van a ser siempre tipo papilla. Pero, muchas veces, ese puré por sí solo no brinda el aporte de energía que tu hijo realmente necesita y es por esto que es importante incorporar cereales a su alimentación. Fáciles de preparar y diseñados especialmente para cubrir las necesidades energéticas y nutricionales de tu bebé, la propuesta de Nutrilon Profutura 5 Cereales Sin Azúcares, rápidamente se convierte en una opción muy práctica. Fortificados con vitaminas y hierro, otra de las características fundamentales es que no poseen azúcar, educando el paladar de tu hijo para que disfrute de los sabores naturales de los alimentos.

Algunos consejos útiles para que tengas en cuenta

  • Entre las verduras que todo nutricionista recomienda para empezar, están el zapallo, la calabaza y la zanahoria. La razón de esto es porque se tratan de verduras que tienen un sabor dulce, son muy cremosas y de muy fácil digestión.
  • Un detalle no menor es que, a la hora de hacer la papilla, evites el uso del mixer. Siempre es mejor pisar la verdura o fruta con el tenedor, ya que, un aparato eléctrico le da al puré una homogeneidad tanto de color como de textura, que es bueno evitar.
  • Así como al puré es muy importante enriquecerlo con Nutrilon Profutura 5 Cereales Sin Azúcares y leche materna (o de fórmula, si fue indicada por tu médico); también es muy bueno agregarle una cucharadita de aceite vegetal (que no sea de mezclas desconocidas) o de queso crema. Y así como tenés que tener cuidado con el azúcar, con la sal se aplica la misma regla: siempre va a ser mejor evitar sumarla.
  • A la semana de ya haber incorporado los purés, podés empezar a incorporar trocitos de carne cortada. De vaca o de pollo, es fundamental que no tenga grasa y que la cocción sea a la plancha, parrilla o hervida pero no frita.
  • Siempre es importante que busques ser creativos en la preparación de los platos de tu hijo pero también tomar la costumbre de contarle los beneficios de aquello que están comiendo. Inventá historias, llenalas de fantasía y enseñales los beneficios de todo lo que están comiendo.

Alimento complementario a base de harinas de trigo, arroz, maíz, avena y cebadas, vitaminas y minerales, para lactantes a partir de los 6 meses.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?