Alimentación. Consejos no saludables que circulan en las redes

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Unsplash/Brooke Lark
(0)
10 de febrero de 2020  • 15:53

Argentina es el segundo país con más trastornos alimentarios a nivel mundial. El culto a la delgadez, la obsesión por la balanza y las proteínas, la demonización de las grasas o de los productos envasados, son solo algunos de los tópicos que circulan en las redes sociales y que, tomados fuera de contexto, pueden ser perjudiciales para alguien que no está lo suficientemente informado y lo lleva a la práctica. Por eso lo mejor es que, a la hora de hacer cambios en tu alimentación, siempre consultes con un profesional idóneo que pueda orientarte sobre pautas que se ajusten a tu vida y los requerimientos nutricionales para las actividades que hacés. Mientras, de la mano de la nutricionista Agustina Murcho (especialista en trastornos alimentarios, @nutricion.ag), desmitificamos algunos consejos "fit" que abundan en las redes y que pueden resultar nocivos para la salud. ¡Tené cuidado!

Eliminar las harinas: ¿sí o no?

Las harinas son fuente de hidratos de carbono (macronutrientes que nos aportan energía). "Si bien podemos vivir sin harinas, porque hay otros alimentos que nos aportan hidratos, el ser humano no puede vivir sin placer, y la comida es una de las fuentes de placer. Por ejemplo: la pizza, las pastas, el pan, tartas, galletitas, facturas, etc, tienen harinas. Ni siquiera para bajar de peso debemos dejarlas, pero esto no quiere decir que debemos comer facturas y pizza todos los días. Si tenemos un cumpleaños o una salida con amigos, ¿por qué no comer dos porciones de pizza o merendar una medialuna? Nadie engorda por eso, ni nadie baja por evitarlo", dice Murcho. El evitar constantemente solo logra que haya descontrol alimentario posterior y en vez de comer cantidades moderadas serán cantidades excesivas, sin disfrute y sentimiento de culpa y frustración.

Muchas personas creen ser "adictas a las harinas" cuando no es así. La comida no tiene un componente adictivo como la droga, pero genera el mismo placer a nivel cerebral. ¿Qué pasa con la comida? "Con la prohibición, el cerebro hace lo imposible para obtener esa cuota de placer pero en mayor intensidad, y muchas veces es nuestra relación con la comida la que hace que creamos que somos adictos, porque muchos comen por emociones, tapan con comida. Al no hablar, no decir y no sentir ni expresar emociones, uno recurre al hidrato de carbono y la grasa. Obviamente para todo esto se necesita tratamiento nutricional, psicológico y si es necesario psiquiátrico", aclara la especialista. Entonces, antes de seguir este consejo, lo mejor es pensar qué nos estamos llevando a la boca y de qué forma lo hacemos. Desde ya debemos comer sano la mayoría de las veces, pero a nadie le hace mal un helado con una amiga de vez en cuando.

Los jugos verdes: ¿desintoxican?

Los jugos verdes sirven para aportar vitaminas y minerales de frutas y verduras. Son una gran opción para quienes no consumen estos alimentos porque no les gusta. Si bien es mucho mejor consumir la fruta y la verdura entera, con sus fibras, es un buen recurso para aquellas personas que no lo hacen. ¿Es real que desintoxican? No, nuestro propio cuerpo tiene dos órganos que se encargan exclusivamente de eso: hígado y riñón.

No se necesita jugos para desintoxicar. Muchas personas pasan una semana a jugos y bajan de peso. Pero ese peso perdido es de agua y músculo ya que la cantidad de hidratos que se puede consumir con esos jugos no alcanza, y tampoco hay proteínas, y sin ellas, el tejido no se forma, y cuanto menos músculo, más lento funciona el metabolismo. También aumentará la ansiedad por las restricciones, va a haber hambre, vamos a sentirnos débiles y al momento de terminar con "el plan detox" vendrá el aumento de peso pero de masa grasa. ¿El motivo? Es más fácil generar grasa que músculo, y durante ese tiempo, el cuerpo estuvo en "estado de ahorro y alerta", y además empiezan a desregularse las hormonas que regulan el apetito en las restricciones (leptina, ghrelina) además de la hormona del estrés que es el cortisol.

Vinagre de manzana en ayunas: ¿quema grasas?

Según Agustina Murcho, la grasa no se quema, sino que se oxida. La única manera de oxidar grasa es haciendo ejercicio regular y modificando hábitos alimentarios. La grasa tampoco se suda, sino que se elimina en el cuerpo como dióxido de carbono mediante la respiración. Hay que tener cuidado con las promesas que aseguran resultados imposibles, como este mito de que tomar vinagre en ayunas te va a ayudar a quemar grasas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.