Andy Clar: “Detenerse en un éxito es muy parecido a hacer un duelo de amor”

Andy Clar, una de las grandes figuras detrás del emprendedorismo femenino.
Andy Clar, una de las grandes figuras detrás del emprendedorismo femenino. Crédito: Mariana Roveda
(0)
23 de mayo de 2019  • 15:38

Para cualquier emprendedora es clave poder conocer otros casos de éxito e historias de otras personas que lograron hacer de su emprendimiento un negocio rentable . Por eso, hoy analizamos la historia de Andy Clar. Ella fue pionera en a la hora de mostrar viajes por redes sociales y logró crear un imperio en torno a las plataformas @chicasennewyork y @chicasdeviaje_ .

¿Cómo surgió la idea de arrancar con tu propio emprendimiento?

Emprendo desde muy joven. Ya a los 14 años me mantenía sola y llevaba adelante la casa con mi mamá. Aunque trabajé en relación de dependencia muchos años, siempre emprendí en paralelo. Un día sentí que era el momento de animarme a soltar la doble vida y arranqué una agencia de publicidad con quien hoy es mi marido, en nuestra propia casa. La agencia creció muchísimo, pero pasaban los años y mi creatividad necesitaba un cable a tierra, algo en donde depositar todas las ideas que los clientes no aceptaban, y así surgió "Chicas en NY" , un lugar en donde nadie me dice qué hacer. Cuando sentí la reacción de la gente, ahí me di cuenta de que algo estaba comenzando.

¿Tuviste un mentor? ¿Quién fue tu ejemplo a seguir?

No tuve un mentor y me equivoqué mil veces en cada uno de los emprendimientos que hice, y hoy me sigo equivocando. Que un proyecto sea un éxito es algo que forma parte del proceso emprendedor, pero también puede ser solo una circunstancia temporaria. Solo se puede permanecer trabajando, repensando el modelo y adecuándolo a la velocidad de cambio de hoy en día. Nunca se termina. Igualmente, si bien no tuve mentor, me apoyo en gente que sabe hacer lo que yo no. También en personas que me apoyan emocionalmente: amigas, pareja y familia. Sin un equipo que equilibre mi carácter de productora compulsiva de miles de ideas no podría avanzar. Lo más difícil no es tener una idea, es desarrollarla y transformarla en proyecto, y para eso hace falta mucho trabajo, pero sobre todo… ¡un equipo humano que sostenga la locura del día a día! ¡Solos no podemos llegar a nada! En ningún ámbito de nuestras vidas. Sé q lo primero q surge es "no tengo presupuesto para pagar un equipo", pero contar una idea es como buscarle un novio al proyecto: de tantos emprendimientos que hay seguramente uno tiene la pieza que encaja y le falta al tuyo.

Mirando en retrospectiva: ¿Cuál fue el mayor desafío que tuviste que atravesar?

Primero, perder el miedo a equivocarme. Aprendí a usar la energía y el tiempo en generar estrategias, creatividad y planes de contención para futuros posibles inconvenientes. Otro desafío fue enfrentarme a un mundo digital y aprender a moverme en él sin ser nativa digital. Si bien creo en la actitud más que en la edad cronológica, también es real que nací con el teléfono de línea y la TV en blanco y negro. Después pasé al celular y hoy escribí un libro y un programa de TV, todo por Whatsapp. También tuve que perder el miedo a que me copien, porque la idea no es lo más importante, si no el mundo que generás a su alrededor. Surgieron miles de copias de CNY en estos años, hasta gente que dice frases exactas que repetí mil veces en mis redes. Pero nada de eso importa si sabés mantener tu espíritu diferencial, tu sello propio. Con el tiempo la angustia por los plagios se transformó en un halago y después en un entender que hay lugar para todas las opciones. Además la competencia te ayuda a subir la vara de tu proyecto cada vez más, un ejercicio más que enriquecedor. Emprender es lo más parecido que hay a estar enamorada: uno se pone mono temático y toda la libido se deposita ahí, pero detenernos en un éxito es lo más parecido que hay a hacer un duelo de amor.

¿Y cuál crees que fue tu mayor acierto?

Creo que el gran acierto es saber que siempre hay más por aprender y nunca creer que "ya está". Hay que aprender de otras generaciones, para arriba y para abajo, y aceptar que los cambios constantes y veloces forman parte del trabajo y no son un problema. También saber que algunas veces voy a perder y otras a ganar, pero siempre teniendo capacidad de reacción y cintura para adaptarse, que es fundamental. Y finalmente… entender que mi pasión es el motor de este avión, sin tener miedo a que un día no funcione más y me vaya a buscar otro destino.

¿Con cuánto capital arrancaste?

Arranque con "capital cero" en cuanto a dinero, pero mi inversión en tiempo era altísima. Tenía un trabajo full time y me dediqué 2 años a ir dejando de a poco la carga horaria de la agencia de publicidad para dedicar más tiempo a Chicas en New York y Chicas De Viaje.

¿Cuántos empleados tenés?

Tengo 2 empleadas y varios equipos que trabajan por proyecto.

¿Tuviste que capacitarte para encarar tu proyecto?

Trabajo hace años en comunicación y eso me dio cierta experiencia. Además estudié Marketing y diseño de indumentaria, trabajé de productora y me especialicé en ventas y desarrollo de producto.

¿Cuál es tu consejo para otras emprendedoras?

Potenciate con otras emprendedoras, porque en equipo podés generar más impacto. Contá tus ideas para avanzar, no tengas miedo a que te copien, mientras tengas sello propio, nadie va poder hacer exactamente lo mismo.

Más info: @chicasennewyork

Mirá otras historias de emprendedores acá .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.