Animate al estilo ecléctico

Crédito: Archivo LIVING
Si antes las premisas de decoración indicaban que todo debía combinarse, hoy la consigna se revirte e invita a jugar con las mezclas para lograr estilos propios
Gustavo Peláez
(0)
7 de enero de 2015  • 16:05

Se acabó la uniformidad en los ambientes. Ahora la tendencia nos orienta al pastiche, a la mezcla y la combinación, con el objetivo de darle un sello propio a cada espacio. Aquí, una lista de propuestas para lograrlo

Las reglas básicas

- La mezcla de elementos de distinta procedencia tiende a evitar la monotonía e imprime una marca original. ¡Pero cuidado, debe ser equilibrada!

- Equilibrar no es aplicar una formula de 50% y 50%. Lo ideal es que podamos reconocer en el espacio un estilo predominante y que la distinción aparezca a través de los detalles, como por ejemplo con los tapizados de los sillones y sillas, los objetos de decoración o los diseños de los artefactos de iluminación.

- Un sofá de estilo se transformara en una pieza actual con sólo renovar su tapizado. Con un género liberty, por ejemplo, podemos lograr una imagen femenina; las rayas o franjas, por su parte, nos darán un estilo sobrio pero contemporáneo; y el animal print ayudará a que un ambiente tenga un aspecto más jugado.

- La síntesis propia del estilo minimalista se ablanda al agregar algunos detalles que muestren la mano del hombre en su confección: como en una pieza de cerámica, de telar o cestería.

-Hay que considerar la planificación de las mezclas porque algunas no compatibilizan. No se aconseja la unión dos líneas de estilos muy fuertes o diferentes, como el oriental combinado con detalles campestres, o el estilo nórdico conjugado con art déco.

- Algo que suma a toda mezcla es la incorporación de recuerdos personales y de viajes dentro de la ambientación que nos identifiquen.

Hay tener en cuenta que

- Jugar con muebles de diferentes procedencias es una tarea compleja. Si no lo hacemos bien corremos el riesgo de obtener un espacio recargado y sin armonía. Debemos estar atentos a sus líneas o al tono de la madera, en caso de que ésta esté presente.

-En todos los casos, el unificador/conector que armonice al conjunto debe ser un material, una textura o uno o varios colores.

Algunos ejemplos para enfocar los cambios:

* En el comedor: una mesa de comedor en vidrio y metal + araña con caireles + sillas tapizadas con género de tapicería.

* Para el living: un sillón de líneas rectas de diseño contemporáneo + mesa ratona de los años 60+ almohadones con géneros geométricos y coloridos.

* En el cuarto: una cama de estilo provenzal + mesas de luz blancas + acolchado en color intenso.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.