Anne Hathaway: La chica del momento

Una charla exclusiva con Anne Hathaway, la protagonista de El Diablo viste a la moda y la nueva versión del Superagente 86, que además es la cara de Magnifique, la nueva fragancia de Lancôme. Conocela y mirá las fotos.
Una charla exclusiva con Anne Hathaway, la protagonista de El Diablo viste a la moda y la nueva versión del Superagente 86, que además es la cara de Magnifique, la nueva fragancia de Lancôme. Conocela y mirá las fotos.
(0)
16 de septiembre de 2008  • 15:16

Anne Hathaway nació en Brooklyn en 1982 y empezó su carrera como una chica Disney. Sus primeros pasos en el cine fueron con El diario de la princesa, una serie de dos películas en las que interpretaba a una adolescente rebelde que de buenas a primeras se convertía en heredera del trono. Pero después dio vuelta el tablero y apostó a producciones y personajes más adultos. Así, empezó personificando a la esposa del personaje de Jake Gyllenhaal en Secreto en la montaña, donde también conoció al actor Heath Ledger, cuya controvertida muerte sigue en el candelero mediático ("fue un shock, algo devastador para mí", declaró Hathaway en entrevistas recientes). El éxito, sin embargo, llegó unos años después con el papel de aprendiz de la afiladísima Miranda Priestly (Meryl Streep) en El Diablo viste a la moda. Hoy, con 25 años, es una de las chicas más buscadas por los productores de cine que la definen como "una síntesis de Judy Garland y Audrey Hepburn". De novia hace tres años con el empresario italiano Raffaello Follieri y en la cresta de la ola (en todos sus niveles), Anne Hathaway interpreta ahora a la nueva 99 en la versión cinematográfica del Súper agente 86 y es la imagen que Lancôme eligió para su último lanzamiento de fragancias: Magnifique.

¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera? El Festival de Cine de Venecia. Estaba allí por El Diablo viste a la moda. En eventos como ese, siempre me siento como una chica disfrazada. Estoy esperando que alguien diga: "¿Cómo entraste aquí?" y me eche. Pero allí estaba, en Venecia, con un film realmente popular, parada junto a Meryl Streep, vistiendo un hermoso vestido de diseño, rodeada de lo que parecían ser cientos de fotógrafos y admiradores. Fue realmente un gran momento. Y lejos de asumir que no pertenecía a allí, dije: "Bien, quizás esta noche sí pertenezco". Me permití disfrutar realmente ese momento y me sentí absolutamente magnífica.

¿Te costó dejar algunos de tus personajes? Me entristeció mucho dejar a la Agente 99. Muchos de mis personajes deben superar algún obstáculo dentro de sí mismos. Todos sus obstáculos –bueno, la mayoría de ellos– eran físicos. Interpreté a una mujer que creía en sí misma desde el inicio, que no se disculpaba por ninguna de sus características, era excelente, desde sus habilidades hasta su mente y su apariencia, una mujer que amaba impresionar. Fue completamente liberador hacer eso cada día. Por eso, fue definitivamente triste verla partir.

Ese papel fue bastante activo. ¿Tuviste algún doble o te entrenaste especialmente? Tuve que hacer montones de trucos y acrobacias. Me consiguieron la más asombrosa doble que hay en el mundo, pero también me dijeron: "¿Por qué no tratamos de ver cómo funciona? Tratá de aprender todo, y nosotros te mantenemos en la película tanto como podamos". Es lindo cuando ves una escena realmente larga, sin cortes, y te das cuenta de que el actor lo estuvo haciendo todo el tiempo. Me gusta eso cuando veo películas, por eso traté de hacerlo tanto como pude. Tengo dos cicatrices en mis piernas que son heridas de las batallas de la película. Salí bastante lastimada de la filmación, pero para nada debilitada, ¡y me encantaría volver a hacerlo!

Te hiciste famosa en poco tiempo. ¿Cómo cambió tu vida el hecho de ser una celebridad? Fue un cambio para bien, aunque a veces lo fue para peor. Pienso que el éxito a temprana edad puede hacerte más precavida. La mayoría de la gente trata de encontrarse a sí misma, yo fui siempre muy consciente de las responsabilidades. La verdad es que nunca sabré cómo cambió mi vida porque imaginaba que me graduaría del colegio, cosa que todavía me gustaría hacer.

¿Qué es la belleza para vos? Hay muchos tipos de belleza. Hay una literal, cuando alguien tiene proporcionalidad, un cuerpo maravilloso y un rostro simétrico con rasgos perfectos. Sin embargo, esto no significa realmente nada, y no creo que permanezca en el tiempo. Belleza también es la combinación de inteligencia, empatía y confianza. Pienso que cuando estos elementos vienen de la mano, resuenan mucho más profundo que cualquier aspecto físico.

¿Qué sentiste cuando te convocaron para ser la cara de la nueva fragancia de Lancôme? Magnifique me sienta muy bien. Me hace sentir sensual y muy femenina. Todo es pasión e intensidad. Es mucho más sensual que cualquier otra fragancia y al mismo tiempo retiene la frescura del primer momento, condición que aprecio y valoro mucho. Pienso que es un perfume robusto, con aroma sofisticado, porque conjuga un elemento especiado con una nota floral, con una sutil presencia de notas de maderas y musk por debajo.

¿Te acordás de tu primera fragancia? Fue un spray corporal con aroma a durazno. Tenía 12 años. Creo que anduve por ahí oliendo a duraznero químico durante largo rato. En realidad, la esencia en sí era probablemente delicada, pero cuando sos joven, no siempre comprendés la idea de que menos es más.

¿Algún consejo de belleza favorito? Tomar mucha agua es el mejor consejo de belleza. No pasar mucho tiempo al sol y protegerse siempre con pantallas solares.

¿Cuáles son tus productos de belleza? Me encanta usar maquillaje y jugar con él para ser discreta y otras veces más sofisticada. Uso la nueva máscara de Lancôme, Hypnôse Onyx, que es perfecta para crear el tipo de volumen deseado. Me gusta el humectante tonalizado Summer Sensuelle de Lancôme –con FPS 20, por supuesto–. Los labios, me gusta que estén radiantes. Mi favorito en este momento es Color Fever Roses. Para mi cuerpo, me encanta sin duda Nutrix Royal, que por su suave textura y su aroma a rosas es asombroso y sensual. Y, por supuesto, mi perfume favorito es... ¡Magnifique!

A pesar de ser muy conocida, hay un aire de misterio sobre tu figura. ¿Esto es algo que hiciste deliberadamente? Es mi elección. Hay personas que disfrutan la exposición y ser fotografiadas, yo no soy realmente una de ellas. Si no tengo algo que me enorgullezca sobre lo que conversar, me siento incómoda al recibir esa clase de atención. Prefiero salir y comer con mis amigos, o tener una linda cita con mi novio, o pasar el tiempo con mi familia. No he tratado en absoluto de estimular el misterio. Es sólo que creo en la privacidad.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.