Antonio Birabent

Su último disco es Cardinal, editado por Virgin; lo presentará el 6 de julio en el pub-restaurante Niceto
Su último disco es Cardinal, editado por Virgin; lo presentará el 6 de julio en el pub-restaurante Niceto
(0)
30 de junio de 2002  

1. El cambio no sólo es algo inevitable; para mí, es muy placentero. Lo veo como un aliado. Fui periodista, actor, conductor de televisión; y en la música, también elegí el cambio como lugar para instalarme.

2. Hay cosas de uno que permanecen. Siento que sigo siendo un chico responsable, obsesivo, divertido y cambiante, como era antes. Todavía trato de de tomarme todo como un juego serio.

3. Lo mejor de la vida son las chicas. Eso lo sé desde los tres años, pero me he perfeccionado en ese aprendizaje. Es lo que me da más alegría; no solamente el contacto con ellas, sino también saber que existen, que están en el mundo.

4. Descubrí, en algún momento de mi infancia, que la familia que me parecía tan normal no lo era para la mirada ajena. Me acuerdo que a la salida del colegio, cuando hacía calor, mi papá nos llevaba a bañar a la fuente de Figueroa Alcorta. A mí me daba un poco de vergüenza. Pero hoy creo que llevaría a mis hijos a la fuente.

5. A la gente que quise la seguiré queriendo siempre, aunque no la vea más; pero vi que en la relación hombre-mujer es distinto: el sexo abre una puerta fabulosa y cierra otras diez al mismo tiempo. Una canción de mi primer disco dice: Esas chicas que no están ya no me interesan más, no las quiero ni tocar… Y en las letras uno miente un poco y pone otro poco de verdad. No tengo la fórmula del elixir del amor/desamor, pero la estoy buscando.

6. Algo que comprobé es que la independencia, como artista, no pasa por firmar o no con una compañía. La esencia tiene que estar en uno. Yo trabajé con discográficas y con mi propio sello, y lo que cambia es la difusión, no la obra.

7. No sé demasiado sobre mi público, que crece cuando hay mayor difusión y cuando no, se reduce a un mínimo común múltiplo. Supongo que los que permanecen son sujetos con curiosidad. Pero está bien no entender mucho más, tiene el atractivo de lo desconocido.

8. Aprendí que estar en el extranjero no me hacía más feliz. Viví en España, y durante mucho tiempo fui un hombre en tránsito, siempre en los aviones y de acá para allá. Y elegí quedarme en la Argentina. Igual, siento que viajar me dio una visión mucho más amplia de la vida y de mí mismo.

9. Las posibilidades individuales son infinitas, y por ahí pasa la esencia del cambio. Si no sintiese eso una vez al día, por lo menos, no podría vivir.

10. Sé que la política puede ser algo mejor que lo que vemos. Estudié Ciencias Políticas, y abandoné. Siento que hubiera sido un gran político, pero me faltó estructura, y también la misma convicción que puse en la música.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.