Aprendé a reconocer y controlar la displasia mamaria

Crédito: Julia Gutiérrez. Producción de Soledad Jaureguy.
¿Te duelen mucho las lolas antes de menstruar? Enterate de cómo sobrellevar esta afección.
María Paula Bandera
(0)
10 de enero de 2016  • 00:40

Las patologías mamarias son de nombre desconocido para la mayoría de nosotras, excepto cuando las sufrimos en carne propia o si las está padeciendo alguien de nuestro círculo más cercano; sin embargo, es muy probable que hayas escuchado hablar de la displasia mamaria.¿Qué es? En primera instancia, es importante aclarar que la displasia mamaria no es una enfermedad. El término surgió en el campo de la anatomopatología –así se llama la disciplina que estudia las alteraciones de los tejidos biológicos– y luego se extrapoló a la clínica y comenzó a utilizarse de manera incorrecta. Lo que se conoce como displasia en forma vulgar, se llama en realidad "mastalgia cíclica" y se refiere al dolor en ambos senos que aparece unos días antes de la menstruación. Si te sentís identificada con este síntoma, acá te damos algunas puntas para controlarlo.

¿Cuál es su causa?

Antes de que te venga, las hormonas están en ebullición y esos cambios que se producen en los niveles de estrógeno y progesterona pueden provocar una retención transitoria de líquidos; no solo la panza se infla como un globo, las lolas también lo sufren.

En esa etapa, que suele producirse entre una semana y diez días antes de la menstruación, las mamas retienen más agua y sal, lo cual genera mayor turgencia (es probable que esos días hasta puedas prescindir del push up), molestias e incluso dolor.

Otra característica de este fenómeno es que cuando menstruás, el alivio es casi instantáneo, te deshinchas, los pechos vuelven a su tamaño y textura normal y la tensión mamaria se afloja.

Tratamiento y forma de controlarla

No hay tratamiento específico para la displasia porque no se la considera una enfermedad, así que tampoco se puede hablar de curación. Sin embargo, existen algunas medidas que te pueden ayudar a lidiar con la molestia y hacerla desaparecer. Algunos ginecólogos recomiendan tomar analgésicos, como el ibuprofeno o el paracetamol. También podés aplicar compresas calientes en la zona para desinflamar.

Es lógico que ante el dolor consideres que todo lo que apriete tus lolas es un enemigo, pero, al contrario, los expertos recomiendan que utilices aquellos corpiños que brindan mayor soporte y contienen toda la mama. La solución definitiva al problema llega con la menopausia, porque los cambios hormonales de esa etapa revierten la sintomatología por completo.

Si bien no existe evidencia científica, algunas mujeres dicen que los síntomas se alivian cuando reducen el consumo de cafeína los días previos a la menstruación. Por otra parte, disminuir la ingesta de sodio es una buena idea porque este favorece la retención de líquidos propia de ese momento del ciclo.

Por otro lado, para controlar la displasia solo es necesario realizar una mamografía y/o ecografía mamaria todos los años, o con la periodicidad que el ginecólogo indique según cada caso.

Actividad física suave, agua y reducir el consumo de cafeína son algunas de las recomendaciones que funcionan para aliviar los síntomas
Actividad física suave, agua y reducir el consumo de cafeína son algunas de las recomendaciones que funcionan para aliviar los síntomas Crédito: Corbis

Contraindicaciones

Una de las consultas más frecuentes es si tomar anticonceptivos puede empeorar la displasia. Pero no están contraindicados. De hecho, algunos especialistas sostienen que pueden ayudar al alivio de los síntomas, sobre todo aquellos que contienen una baja concentración de estrógenos y progestágenos.

Por otra parte, tampoco deberías suprimir la actividad física. Pero tené en cuenta que si ejercitás los pectorales, podés percibir la fatiga muscular como dolor en las mamas, ya que estas se apoyan sobre los músculos del pectoral.

Si hacés aparatos para ejercitar el tren superior o deportes como tenis, hockey o vóley, puede suceder que los músculos pectorales se inflamen y sientas dolor en los pechos; claro que para quedarte más tranquila podés consultar al médico, para determinar si se trata de un dolor muscular.

SOS: quistes y "bultitos"

Una consulta médica y una mamografía te ayuda a despejar dudas
Una consulta médica y una mamografía te ayuda a despejar dudas Crédito: Corbis

En algunos casos aparece una protuberancia que responde a cambios fibroquísticos en las mamas. Pero no te asustes, porque se trata de un trastorno totalmente benigno.

Ese tipo de nódulos pueden ser fibrosis (tejido fibroso) o quistes (sacos que acumulan líquido en su interior) y se caracterizan por aparecer de forma repentina; no sería raro que un día te despertaras y palparas un bultito que el día anterior no tenías. Si bien no hay distinción de edad, los quistes suelen ser más frecuentes en mujeres de más de 45 años.

¿Se puede operar?

Solo un porcentaje mínimo de los casos de displasia requiere una intervención quirúrgica. Aunque no es necesario extraerlos, algunos ginecólogos colocan una aguja finita en el interior del quiste para drenar el líquido; de esta forma confirman el diagnóstico, ya que al hacerlo la protuberancia desaparece en ese mismo instante. El procedimiento se realiza en un consultorio y no requiere preparación previa ni cuidados posteriores.

Los cambios hormonales en el embarazo

Contrario a lo que suele creerse, la mastalgia cíclica mejora de forma considerable durante el embarazo; es cierto que los cambios hormonales de la gestación pueden provocar una mayor sensibilidad en los pechos, pero esa molestia no está asociada a la mastalgia cíclica o displasia. •

Experto consultado: Dr. Rodolfo Righetti, ginecólogo.

¿Conocías algunos de estos síntomas? ¿Te orientó este informe? Reconocé también ¿Qué pasa con nuestras hormonas?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.