Arrancó Mercurio retrógrado. Mitos y energías planetarias que lo acompañan

Crédito: Ilustración de Flopa.
Fernanda Iturriaga
(0)
31 de octubre de 2019  • 12:19

El cielo es un caos constante, un movimiento que no podemos explicar. Un desequilibrio dinámico que tiene un orden. Los planetas se mueven libremente en el espacio, pero a cada uno le corresponde un lugar, y en ese movimiento, Mercurio retrograda en relación con la Tierra. Todos los planetas retrogradan, cada uno a su ritmo, con sus ciclos, y Mercurio lo hace 3 veces en el año con pasos de 3 semanas entre cada período. Pero... ¿qué quiere decir que "retrograda"? No significa que el planeta va para atrás, sino que lo que hay es un movimiento aparente, comparable a cuando vamos con el auto por la ruta y al costado hay un tren; si vamos más rápido que el tren, sentimos que el tren empieza a ir para el otro lado y si vamos más lento que el tren, sentimos que estamos yendo para atrás. Los dos están avanzando, solo que cuando el planeta retrograda está yendo a una velocidad más lenta y, en relación con la Tierra, parece que estuviera retrocediendo.

La última retrogradación de Mercurio arrancó el 31 de octubre y se va a extender hasta el 20 de noviembre, y durante este período habrá tensiones, recambios, y habrá que estar atentas a lo que nos pasa, evitar los impulsos y la toma de decisiones precipitadas. ¿Qué nos trae esta energía y cuál es la mejor manera de transitarla? Acá van algunas puntas.

Los tres niveles de Mercurio

Para la astrología, los planetas son funciones psíquicas. Mercurio es regente de Virgo y Géminis y nos remite a cómo aprendemos, cómo hablamos, cómo nos vinculamos. Mercurio es multidimensional, tiene tres niveles:

  • Nivel 1: el de la comunicación, la información. Es una energía movediza, lúcida y curiosa, que viene a experimentar, a entrar y salir de las experiencias. A percibir el mundo a través del ensayo y el error. Mercurio viene de merx, mercancía, y por eso uno de sus arquetipos es "el mercader", las personas que hacían intercambio de bienes y se quedaban con algo. Por eso, Mercurio da y quita al mismo tiempo.
  • Nivel 2: el del silencio y el orden. El otro nivel de Mercurio tiene que ver con Virgo, que no se juega en la palabra sino a través de un paquete de información que se despliega con más silencio y orden. Virgo trae un golpe fuerte al ego, por eso su energía de humildad trae una información hacia adentro, donde hay mucha quietud, pero internamente es un movimiento enorme. Virgo tiene que ver con los procesos, algo que a los humanos nos cuesta. Por eso nos pega en este aspecto, que tiene que ver con ir hacia adentro, con poner algo en revisión. La gran pregunta de Mercurio retro es: "¿Todo lo que pienso está en contacto con lo que siento?".
  • Nivel 3: el de la alquimia y la magia. El tercer nivel de Mercurio tiene que ver con Hermes (Mercurio en la mitología griega) y trae la filosofía de que "como es arriba, es abajo", que en la astrología sería "como es adentro, es afuera" y trae información desde un lugar casi mágico.

¿Qué energía nos trae?

Cuando Mercurio retrograda lo hace como parte de un ciclo que nos permite ir más profundo y apagar nuestra radio mental. Dejar un poco la cabeza y entrar más en contacto con el plano emocional. También es un momento para reconectarte con vos misma, de reevaluar, repensar y revisar un poco tu presente. Pero... ¿qué nos pasa con los momentos en los que la propuesta es ir más lento? Vivimos en un mundo acelerado y no siempre llegamos a digerir todo lo que nos pasa. El ruido nos tranquiliza y cuando llega un momento de chequeo interior nos cuesta escucharnos. La retrogradación de Mercurio es una oportunidad para reacomodar nuestro rompecabezas mental: saber si lo que estamos comunicando tiene que ver con lo que realmente somos hoy, si hoy resuena con nuestra identidad o si, por el contrario, tenemos que redefinirnos. Lo mejor que podemos hacer durante este tiempo es tomarnos con calma lo que suceda y aprovechar el tiempo para revisarnos y reflexionar.

¿Existe alguna fórmula? No, es un proceso personal. Tal vez a algunos esta energía los habilite para poder hablar sobre aquello que les cuesta decir, mientras que para otros quizá suponga dejar de hablar. Lo que hay, concretamente, es una posibilidad de revisar la comunicación interna, es decir, cómo está circulando la información en nosotras. La gran pregunta para responder es: "¿Cómo es mi contacto entre el adentro y el afuera?", y cómo encontrar ese equilibrio entre los dos mundos, para no quedar totalmente en el afuera y vacía por dentro, y tampoco estar totalmente para dentro sin conectarse con los demás.

También con Mercurio retrógrado tal vez encontremos la posibilidad de hablar con un/a hermano/a, primo/a, vecino/a, dado que Mercurio tiene mucho que ver con los pares, con los vínculos horizontales. Si tenés alguna relación poco fluida, quizá se abra la oportunidad para ir más profundo, porque este planeta estará en Escorpio durante noviembre y por eso refuerza esa modalidad de transformación, invitándonos a decir lo que nadie quiere decir. Pero ojo, porque también se abre la posibilidad de ir con la palabra a lugares donde podamos liberar dolores y sufrimientos. Para Escorpio, la palabra es sanadora y transformadora.

Y algo que es clave: Mercurio siempre trae lo nuevo y abre posibilidades. Mercurio nunca cierra y, aunque esté retrógrado, algo puede estar naciendo. En definitiva, Mercurio es siempre apertura, solo hay que estar lo suficientemente conectada para captar sus sutilezas.

¿Qué mitos existen?

Los mitos nos tranquilizan, nos ordenan y nos traen calma. Nos gusta saber de dónde venimos y nos da intranquilidad lo diferente. La particularidad de Mercurio retrógrado es que se generó una suerte de paranoia colectiva y hay muchas advertencias sobre este tránsito. "Si me cuesta la comunicación o no me puedo comunicar, es culpa de Mercurio retrógrado", repetimos durante estos días como si fuera un mantra de alivio. Son imágenes que armamos colectivamente para organizarnos. Otros mitos que circulan son:

  • No te mudes ni viajes.
  • No compres aparatos electrónicos o teléfonos celulares.
  • No firmes contratos o papeles importantes.
  • Hacé un back up de la info que tengas en la computadora.
  • Salí con tiempo de tu casa; podés llegar tarde.
  • Dejale una copia de las llaves de tu casa a alguien por si las perdés y te quedás afuera
  • Vas a tener complicaciones imprevistas y van a reaparecer tus ex (físicamente, en sueños o pensamientos).

Ahora, si tenemos que firmar ahora ese contrato o hablar ahora con esa persona, ahí tenemos un problema con lo externo, con el afuera. Entonces, quizá Mercurio retrógrado tenga que ver con aceptar la información que nos trae el otro. "No hay separación entre el afuera y el adentro", esa es la real invitación que nos hace este planeta: a reencontrar ese espacio de comunicación y, así, reencontrarnos con nuestra más genuina esencia.

Expertos consultados: Maximiliano Prioriello. Astrólogo. lamarencosmos.com. @astro_logiando . Lu Gaitán. Astróloga. Ana Bilsky. Nuestra astróloga.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.