Arte & Diseño

Relatos de un Narciso moderno. Otra vez Buen Día. Interpretando a París. En la Boca. Tropicalia brasileña. Instalacion de moda
(0)
14 de diciembre de 2001  

Relatos de un Narciso moderno

La muestra de Iuso invita a ejercer libremente los hábitos de un voyeur

Experiencias personales aparentemente descartables -cantidad de borracheras, de fetiches, de remedios, de comidas, de goles, de acontecimientos sexuales, de drogas-, casi dejadas al olvido en el transcurso de una vida, son las que el artista Guillermo Iuso (Buenos Aires, 1963), recupera de manera obsesiva para colocarlas en el centro de su obra. La muestra, que lleva su mismo nombre como título y que se presenta en la galería Braga Menéndez/Schuster, es un recorrido doloroso, pero a la vez lúcido y humorístico, de los distintos momentos que este bon vivant porteño y cosmopolita, ha vivido hasta el presente. El concepto central que propone el artista es tomar los pliegues más recónditos de su propia vida como materia de su obra. Siguiendo esta premisa, lo que sorprende es el arriesgado nivel de exposición sobre los aspectos más inconfesables de su intimidad.

Lejos de una intención ficcional -tentación a la que podría inclinarse el espectador-, Iuso descifra con minuciosidad sus propias historias reales y las traslada a su obra mediante una ecuación que altera toda lógica: la pura energía del instante vital, la potencia que nace, estalla y declina es llevada, paradójicamente, a números, a cantidades, a listados, una manera original y virtualmente interminable del intento de dar cuenta de lo vivido. En este sentido, Iuso logra reírse de los aspectos menos exitosos de su vida a la vez que propone un modelo de memoria ideal: registrar la totalidad absoluta de la experiencia.

Pero la apuesta de Iuso no termina allí. Sus vivencias, asociadas siempre al mundo de lo cotidiano, trascienden el mero documentalismo y se instalan como puntos de partida que buscan eliminar las distancias entre vida y obra. En un juego de superposiciones entre fotografías, dibujos y listados, el artista se incorpora a sí mismo como objeto. La obra se despliega como un texto continuo, en el que los números y los relatos, insertos en categorías, forman un mapa de experiencias sobre sus miedos, sus deseos, sus fracasos, sus inseguridades y los hitos que marcaron puntos de inflexión, como las separaciones afectivas o la reclusión de sus hermanos en hospitales psiquiátricos.

Si bien Iuso no abandona jamás el tono confesional, casi intimidatorio, su producción reciente abre un espacio para la reflexión, pero no en el sentido ético, sino como posibilidad de lograr un punto de conciencia a partir del cual se puede mirar el pasado y ordenarlo, asumir errores, desterrar algunos mitos de juventud y darle puntaje a cada uno de los períodos vividos.

Sin embargo, esto no significa que la obra esté concluida. La tarea de Iuso es incesante, exhibe una permanente voluntad de construcción y afirma: "Me fascina la superación de las experiencias del pasado." Gozador de su propio trabajo, autocalificado como un "taladro" por su adhesión incondicional a los actos de potencia y provocación, Iuso cumple con una práctica semanal irrenunciable. Atento a cada fenómeno del mundo, por más minúsculo que pudiera parecer, escribe diariamente sobre los pequeños, enormes, intensos momentos que vive en la calle, en su casa, en los restaurantes o en los bares nocturnos. Luego, selecciona un conjunto de sus escritos, los fotocopia, los firma y los reparte entre las personas de su entorno. Por allí transitan mujeres, autos, bebidas, ropa interior, locales de comida, sexo. Una manera complementaria de extenderse, disgregarse y diseminarse a sí mismo como obra.

Otra vez Buen Día

Música, moda, comidas y juguetes

Perseverantes los chicos, eh! A dos años de su irrupción en escena, el festival Buen Día sigue presentando sus dos ediciones anuales. Y la de mañana, con un poco más de lo mismo que suelen ofrecer, será para despedir a este intempestivo 2001.

Más de 35 stands de indumentaria y accesorios, una decena de puestos de diseño y decoración, otras tantas postas para saborear comidas del mundo y algunos puntos clave para conseguir curiosidades se montarán en la plaza palermo Viejo (Costa Rica y Armenia) durante todo el día. Así, entre una compra y otra -puede ser una buena ocasión para hacerse de los regalos navideños-, el césped será escenario de las presentaciones en vivo de Salvajes Palmeras, Los Látigos, Leo García y DJBuey (entre otros), como así también para los desfiles de Orb -con una propuesta urbana y colorida-, Davor -Marcelo Ortega mostrará su colección masculina- y Lucía Blanco, que cerrará la pasarela a las 21, con una colección inspirada en las cualidades del papel como medio de expresión, de moldería y tipología características de la moda alemana de los años 70.

Interpretando a París

Desfile de camareras

  • Todos los delantales, todos. ¿Se acuerdan que cada mes un diseñador diferente vestía a las meseras del Café París? Bueno, ahora, para cerrar el año -mojito va, mojito viene- las chicas repasarán en un desfile de gala las creaciones con las que Sol Suide, Unmo, Entelada, Super Red, Noemí Maldavsky, Accesorios De Luxe y Sergio De Loof (responsable de los delantales de este mes) interpretaron París.
  • El jueves 20, a las 22, en Rodríguez Peña 1032; 4813-5915.

    Entrada libre.

    En la Boca

    Vuelven las polainas

  • Sentimiento tanguero. Así se llama el espectáculo que conjugará moda y música en Caminito para contar la historia del tango desde sus orígenes. La puesta, declarada de interés cultural y turístico por el gobierno porteño, reparará en la transformación del gaucho en guapo, en el tango orillero y el baile de salón, hasta recrear escenas de la época actual con el Libertango de Piazzolla.
  • Mañana, a las 21, en Vuelta de Rocha.

    Gratis. En caso de lluvia se suspende para el 18 del actual.

    Tropicalia brasileña

    Motivo de inspiración para De Loof

    Arco Iris, vanidad, Brasil, paraíso terrenal, animal bestia, exótica, bisexual, tropicalia, caliente, postpunk entre una larga lista de palabras y nombres propios -asociaciones libres- se disparan en la cabeza de Sergio De Loof para definir su colección verano 2002, a la que bautizó North Beach . Esto es, concretamente, trajes de baño tejidos al crochet, plumas y bijouterie.

    La presentación de estos diseños, que se encontrarán luego en Carlos Calvo 546, será el miércoles próximo, a las 20.45, en el Museo Isaac Fernández Blanco, Suipacha 1422. La entrada es libre.

    Instalacion de moda

  • Justify my art. Quince diseñadores -Cora Groppo, Juana de Arco, Miska, Pri y DAM, entre otras marcas- eligieron un objeto para mostrar su historia, la evolución de una idea, el proceso creativo de una obra de arte devenido objeto de consumo. Y el resultado será una instalación de 150 metros cuadrados que toma desde zapatos y polleras hasta tatuajes y maquillajes como partes de un rompecabezas que pretende terminar con el prejuicio de considerar a la moda como arte.
  • Desde el 20 del actual hasta el 6 de enero, en Proyecto en Red, Santa Fe 1769, 3º piso.

    Entrada libre. Además, los jueves, a las 19.30, desfiles con músicos invitados.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.