Arte & Diseño

La escritura y el azar. Exposiciones y convocatorias. Con elementos naturales y pasion por la forma
La escritura y el azar. Exposiciones y convocatorias. Con elementos naturales y pasion por la forma
(0)
24 de agosto de 2001  

La escritura y el azar

Guiot e Iriart exponen en Duplus

Duplus expone este mes obras del tucumano Pablo Guiot -ya mostró en la sala del Abasto, este mismo año, su compatriota y amigo Sandro Pereira- y de una chica criada en Mar del Plata, Juliana Iriart. Para ambos, es una excelente oportunidad de presentarse en sociedad.

La reunión de ambas producciones se justifica por una común, especial atención al proceso de construcción de sistemas de lenguaje, pero, a la vez, escapa claramente a toda clasificación de grupo o estilo.

Guiot se concentra en la fabricación de máquinas que asumen la tarea de pintar o dibujar, en parte con ayuda del azar, y en parte con la colaboración del espectador.

Iriart escribe paradójicos mensajes sin código sobre largos rollos de papel. Esta acción de escribir-dibujar, en verdad, se desarrolla en simultáneo sobre dos soportes: el "texto" original, en tinta, queda estampado sobre un papel blando, y sus restos se depositan en un papel más duro, capaz de absorber enteramente la tinta. (Para la muestra, sin embargo, la artista decidió extremar su postura conceptual y expone sólo el "subtexto").

De esta tarea por momentos casi automática, Iriart quiere preservar la totalidad: lo visible y lo que subyace o, de otro modo, lo dicho y lo que pasa directamente a las reservas de una memoria más emocional que racional.

Así, propone una metáfora de toda escritura y, por extensión, de toda lectura, sugiriendo que en estos procesos -en cada uno y en la suma de todos- lo presente en la conciencia es tan importante como lo que (aparentemente) se olvida.

Guiot también se detiene a considerar los mecanismos que determinan la formulación del lenguaje, pero, más aún que Iriart, se centra en la posibilidad de generar una escritura ligada a un azar determinado por la técnica. (Iriart prefiere, en todo caso, cierto automatismo.) Tanto sus graciosos dispositivos en forma de laboratorio o auto de juguete -que el espectador activa para obtener una mancha o un precario dibujo-, como esa obra que consiste en fotocopiar un artículo periodístico durante 150 días hasta degradar texto e imagen por completo, el principal factor que interviene en la consecución de la "obra" es una máquina.

Evidentemente, a Guiot lo asalta una tremenda paradoja: quiere hacer pintura y dibujo sin comprometer su destreza manual. Pero es precisamente así como puede reformular conceptualmente el universo de imágenes plásticas, porque está diciendo que lo esencial no es la manipulación del material sino la preservación -la señalización- del acto por el cual la belleza se manifiesta en forma de pintura o dibujo.

Por supuesto, Guiot como autor está presente disponiendo las reglas del juego, pero hay un segundo autor -el espectador- que, al manejar la máquina, confiere a cada pieza resultante una particular determinación plástica. Así, Guiot no hace más que enfatizar su fascinación por el instante en que la belleza se manifiesta.

Santiago Garcia Navarro

Duplus. Sánchez de Bustamante 750, depto. "2". Gratis.

Hasta el 21/9. Lunes a viernes, de 10 a 20.

Exposiciones y convocatorias

Nuevo taller. El programa de estímulo a la creación visual convoca a artistas de todo el país a participar del Taller de Investigación sobre las prácticas artísticas y su proyección social, que se desarrollará del 1º/10 al 30/11. Fueron invitados a esta actividad Joep Van Lieshout (artista, Holanda), Carlos Amorales (artista, México), Adedarmawan (artista, Indonesia), Reinaldo Laddaga (filósofo, Argentina), Christian Ferrer (sociólogo, Argentina) y Charles Esche (curador, Reino Unido). La inscripción cierra el 18/9. Más información y pedido de solicitudes: Programa Trama, Fundación Espigas, Av. Santa Fe 1769, 1º piso, Buenos Aires. 4815-2294. info@proyectotrama.com.ar . Las solicitudes pueden retirarse también en Proa, Belleza y Felicidad, el Mamba, el ICI, Duplus y Gara.

Enio Iommi. Miembro de la Asociación Arte Concreto Invención, una de las tres vertientes de la abstracción geométrica argentina de los años 40, Iommi saca a la luz pública la producción escultórica desarrollada entre 1945 y 2000 que tiene guardada en su taller. La muestra de la Sala Cronopios del Recoleta no es una retrospectiva, pero recorre varios momentos de su obra, desde el racionalismo utópico de los comienzos hasta los trabajos de los últimos años, que critican su propia visión de juventud.

C.C. Recoleta. Junin 1930. Gratis.

Desde hoy hasta el 16/9

Con elementos naturales y pasion por la forma

Una piscina de jazmines, bambúes y rosas

La diseñadora Irene Singer se especializa en ambientar las mejores fiestas

Hay formas más o menos estandarizadas de arreglar un espacio donde hacer una fiesta, sea reunión entre amigos, agasajo a colegas y clientes o noche de furia. Pero si se pretende salir del lugar común, es hora de que usted sepa que existen especialistas para ayudarlo.

Irene Singer, por ejemplo. Egresada de la Facultad de Artes de la Universidad de La Plata e ilustradora de libros para chicos, empezó a diseñar ambientes para fiestas de manera un poco casual. Con el bagaje de su formación y el deseo de hacer obra fuera en espacios no convencionales, esta porteña de 41 años se encontró un día imaginando el mejor modo de realzar el recibidor de Llers, restaurante del chef Fernando Trocca, su amigo. Entusiasmada con los resultados, Singer se zambulló en el métier, y pronto pasó a estar de fiesta en fiesta... trabajando.

Para todas sus ambientaciones sigue un mismo principio:crear a partir de elementos naturales con un enfoque básicamente plástico. "A veces hay puro regocijo en las formas, pero otras manejo conceptos previos. Eso sí, siempre trato de generar situaciones armónicas", aclara.

Uno de los trabajos más exquisitos surgió para una fiesta anual organizada por una agencia de publicidad. Del exterior de la casa donde se hacía la recepción, Singer eligió la pileta como principal terreno de operaciones:con cañas de bambú, 5000 jazmines y 1000 rosas amarillas transformó la superficie del espejo en un sugerente tapiz de formas geométricas que se deslizaban con el vaivén del agua. A pesar de la belleza del conjunto, asegura la autora que una de las sensaciones más fuertes era aspirar el aire impregnado de aromas intensos. "No usé nada artificial, ni siquiera cinta Scotch", dice entre risas.

En otra ocasión, para una cena de un club de adinerados sibaritas que le pidieron trabajar sobre temas orientales, colocó sobre una mesa una pecera de cinco metros de largo llena de pequeños peces y piedras, y completó el espacio con tapices de papel vegetal escritos con frases sobre el placer tomadas del Tao Te Ching y el Bhagavad-gita.

Si bien sus ideas, por el momento, se han concretado para clientes de muy buen pasar, Singer se entusiasma ante la perspectiva de "popularizarse". Y, por cierto, su espíritu minimalista, a la hora de los presupuestos, sabe cómo arreglárselas.

Irene Singer. isinger@mr.com.ar . 4831-4869.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.