BAF, día dos: toda la moda