Bereber: como en pleno desierto

Rincón marroquí de sabores intensosy aromas seductores
(0)
4 de mayo de 2003  

Aparece en Palermo Viejo la cocina marroquí, de seductores aromas y sabores intensos. Los dueños del vietnamita Green Bamboo, jóvenes y audaces, se juegan una vez más en Bereber con una gastronomía lejana y exótica, esta vez mediterránea, al parecer también exitosa. Para lograrlo, Darío y Santiago recurrieron nuevamente a la embajada correspondiente, que los asesoró y les procuró un cocinero que trabajó dos años en la embajada. Ahmed Ejjair y Malvina Gehle, chef del Green, pusieron a punto los platos y las recetas, sobre todo bajando la cantidad de aceite usual y el picante, que presentan aparte.

El enclave de Bereber es uno de sus encantos, frente a la amplia plaza, abierto al verde y los palos borrachos en flor, en esta parcela del barrio que los fines de semana bulle. La terraza, preciosa, con sillones de mimbre, es para los mediodías soleados. El local recibe con un espacio puesto a la manera de las tiendas del desierto, alfombra, almohadones en el piso y mesitas bajas, narguile, cortina de cuentas y una lámpara marroquí auténtica. El comedor es clásico, con mesas oscuras, un tapiz y otras pocas referencias al Magreb.

La carta es breve y sencilla. A mediodía se puede optar por cinco pequeños menús ($ 10-12-14, con copa de vino), que incluyen los platos más característicos; algunos son sándwiches tentadores, de cordero, queso feta y tomates grillados; el vegetariano de berenjena y queso feta, y otros. Esta cocina marroquí actual, llena de complejidades étnicas, religiosas, etcétera, trasunta aromas de comino, cilantro, menta, canela, pimienta, pimentón, la tremendamente abrasadora harisa –de chiles picantes– que se suele rebajar con oliva y limón– y chermula, un aderezo delicioso que da carácter a un simple plato de vegetales –khudar– (7), a las sardinas (10), y al cordero relleno (16). El puré de berenjenas –zaalouk– es más sabroso que el árabe, y el de habas secas –tajilla– lo mismo (7), son un buen comienzo con los ricos panes típicos, de maíz, de anís, con nueces (4). Una fina especialidad, pastilla, es un envuelto de masa philo con pollo deshecho, dátiles, pasas de uva (16), que puede ser para dos. En cocción dulce hay dos platos de cordero a cuál más rico (17-18). Más de nuestro gusto es el cuscús imperial, de pollo, pasas y canela, y aún más porteño (16), las brochettes de lomo con morrones, puerros y aceitunas (16). Deben de ser buenos el pastel de damascos y el alfajor de chocolate con higos (8) y finalizar con café marroquí especiado, o con el té verde a la menta y las masas de Ahmed y Malvina (16, para cuatro). Dicho té poco endulzado o jugos de frutas acompañan bien estos platos, o vinos bien elegidos.

  • Precios del 12 de abril último.
  • Ficha

    Nombre: Bereber

    Dirección: Armenia 1880, Palermo

    Teléfono: 4833-5662

    Especialidad: cocina marroquí

    Horario: martes a viernes, noche; sábados y domingos, mediodía y noche

    Tarjetas: próximamente

    Otros: vigilancia

    Cubiertos: 45

    Ambiente: * * *

    Atención: * *

    Cocina: * * * *

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.