Brasil: ¿el nuevo héroe de Internet?