Buscan voluntarios para administrar la casa de huéspedes de una solitaria isla de cuatro kilómetros