Calefacción. Consejos para ahorrar energía y pagar menos este invierno

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Revista Living
Dafna Nudelman
(0)
10 de junio de 2019  • 12:12

Calefaccionar nuestra casa es lo que más energía consume y esto no sólo afecta directamente en nuestra factura, también agrava el impacto ambiental que tenemos en el planeta

Ya habrás escuchado sobre la crisis climática y que es urgente que dejemos los combustibles fósiles. Por eso es importante que prestemos atención al consumo de energía, y la calefacción que tenemos hoy, ya sea eléctrica o a gas, local o central, que obtenemos mayoritariamente quemando combustibles fósiles. Si bien nosotras no podemos hacer mucho para cambiar la matriz energética del país, sí podemos cambiar hábitos para no consumir de más y aprovechar más la energía, lo que no sólo es un beneficio ambiental ¡además nos va a ahorrar plata! Con muy poco podemos transformar nuestra casa en un hogar más cálido y sustentable, gastando menos energía.

  • Aislar bien puertas y ventanas: gastamos energía extra porque el calor se escapa. Es clave mejorar la aislación. Recorré las aberturas de tu casa prestando atención a posibles filtraciones de aire. Algunas se pueden tapar fácil y barato, con parches de silicona, masilla o un burlete. Lo hacemos una única vez y nos va a ayudar para siempre.
  • Al comprar electrodomésticos eléctricos, asegurate que sea de máxima eficiencia energética. Categoría "A" o superior. Esto nos asegura que está diseñado para calentar al máximo utilizando el mínimo necesario de electricidad.

Si calefaccionas usando aire acondicionado:

  • Usá la temperatura entre 20° y 22° durante el día, y entre 16 y 18°C durante la noche, utilizando la función "Sleep". Cada grado puede encarecer un 7% la factura de luz.
  • Asegurate de que las aletas del aire estén hacia abajo. El calor sube, y si la inclinación inicial dirije el aire hacia arriba va a demorar más en calentar el ambiente.
  • Hacé el mantenimiento del equipo, no sólo va a aumentar su vida útil, también ahorra energía: Limpiá los filtros de aire y la serpentina exterior.
  • Aunque parezca obvio, calefaccioná sólo aquellos ambientes donde haya gente. Los muebles no necesitan calor.

Calefacción y cocinas a gas:

  • No dejes el piloto encendido cuando no se está utilizando. El piloto sigue consumiendo energía, representa el 5% del gas de un hogar.
  • Época de tés y sopas: al calentar agua, cargá sólo con la cantidad de agua que precisas, especialmente si es para uno o dos. No la llenes toda si no lo vas a usar de inmediato. No sólo tarda más en hervir, gastamos más innecesariamente.
  • Al hervir agua para cocinar, recordá siempre poner la tapa. Y regula la llama de la hornalla para que no supere el diámetro del recipiente, no calienta más y ese extra se desperdicia.
  • Aprovechar al máximo: el horno y las cocinas eléctricas siguen calentando aún cuando las apagamos. Apagá 5 o 10 minutos antes así podes provechar el calor residual para seguir cocinando sin gastar de más.

Ahorrar energía todo el año

Apostar por el ahorro y la eficiencia energética no es sólo cosa del invierno. Estos criterios nos ayudan a reducir la factura de luz todo el año.

  • Iluminación: las lámparas LED consumen todavía menos que las bajo consumo y nos pueden ayudar a reducir hasta un 80% el gasto en iluminación. Siempre es mejor aprovechar la luz del sol mientras se pueda.
  • Consumo fantasma: casi todos los aparatos eléctricos que tenemos enchufados, consumen energía aunque no estén en uso, lo que representan hasta el 15% de nuestra factura. Evitemos dejar enchufados los cargadores cuando no los estamos necesitando. Podemos utilizar una zapatilla que facilite apagar todo de una vez.
  • Lavado: calentar agua implica más del 80% del gasto de energía de los lavados. Pensá en reducir al mínimo el consumo de agua caliente, especialmente para lavar ropa y vajilla. Usá el lavarropas siempre con la carga máxima y con agua fría o tibia para lavar la ropa. Aprovechá siempre que se pueda secar al aire y al sol, así también la ropa va a deteriorarse menos y alargamos su vida útil.
  • Energías renovables: si vivís en casa y tenés sol, podés considerar un termotanque solar para calentar agua, o paneles solares para autoabastecerte. A partir del año pasado se aprobó la ley que permite que puedas generar tu propia energía en tu casa, y si hay excedente, lo podes vender a la red. El sector crece cada vez más y hay muchas opciones para evaluar y emprendimientos que ofrecen la instalación y asesoramiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.