California. Viaje por un destino que tiene ciudad, montaña y playa

Macarena López Kot
(0)
24 de enero de 2020  • 16:13

Conocer el Oeste de Estados Unidos era mi sueño y así fue. Después de recorrer 3.500 km en 18 días, hacer turismo en las ciudades más luminosas -y las más oscuras-, abrazar arboles gigantes, dormir en el bosque de los osos, relajar en la playa, ir de shopping, disfrutar de los atardeceres en el Pacífico, vivir la noche de Los Ángeles y saborear kilos de donas ruteras, puedo decir que: ¡Este viaje lo tiene todo!

Ruta 66

Aterrizamos en Los Ángeles y dejamos California para irnos al Gran Cañón. El viaje es largo, pero la ruta es lo más para ir parando en pueblos fantasmas, paradores ambientados y gasolineras viejas, que te van a hacer sentir en una película.

Naturaleza: Gran Cañon, Yosemite y Secuoyas

Fuimos al lado oeste del Gran Cañon, donde las opciones son sobrevolar el parque en helicóptero o realizar un recorrido (80USD) que incluye: visita un pueblo fantasma del lejano oeste -ambientado, obvio-, un mirador con piso transparente y la última parada, una vista imperdible. Clave: esperar el atardecer ¡La piedra se tiñe de naranja!

Apenas cruzás a California la naturaleza es otra, dejás de ver arena por árboles gigantes - y no exagero- porque fuimos hasta Secuoyas National Forest, donde se encuentra el ejemplar que ocupa la mayor superficie de la tierra: El Gral. Sherman y cientos de su misma especie, a los que podrás admirar por horas. Clave: ¡Entrar con tanque lleno del auto! Lo digo por experiencia.

Al otro día viajamos hasta Yosemite National Park. Dentro del parque hay estaciones de servicio, lugares para hospedarse y acampar, restaurantes y supermercados, pero no deja de ser un lugar perfecto para el contacto con la naturaleza.

Nosotros lo recorrimos en un día, subimos en auto a los puntos más altos, frenando en cada parada y haciendo tracking hasta las vistas, luego en el valle del parque, podés hacer todo en bicicleta o caminando.

Los puntos turísticos que no te pueden faltar:

  • Bridalveil Fall-Lower Yosemite Fall- Vernal Falls
  • Mirador The Capitán (2.307 m)
  • Mirror Lake
  • Vista del Half Dome (2.693 m)
  • Mariposa Grove
  • Glaciar Point

¡Podés dormir dentro del parque! Tenés la opción de acampar o alquilar una cabaña, con el precio más caro de todo el viaje (125USD), pero vale la pena. Esconder comida por si vienen los osos, hacer caminatas nocturnas y dormirte mirando ese paraíso de estrellas, es una de las mejores experiencias. Clave: Fuimos en otoño y es hermoso, pero la mejor época es en primavera.

San Francisco

¡Mística por donde la mires! La ciudad de la neblina, los 14 microclimas, las subidas y bajadas, las casitas coloridas, el tranvía y personajes sueltos por doquier. Clave: Alojate en Northbeach.

¿Qué hacer en San Francisco?

  • Free tour por el Downtown y el primer Chinatown del mundo.
  • Visitar Castro, el barrio donde nació el movimiento LGTB. Desde allí podés ir a hacer un picnic a Mission Dolores Park¡Planazo!
  • ¡Recorrer en bici! Alquilamos por 20USD, pero como las subidas de San Francisco son tremendas, también tenés monopatines o mini autos. Pedaleamos por Northbeach, La Marina, el Palacio de Bellas Artes y cruzamos el Golden Gate hasta Sausalito, un pueblito hermoso frente a la Bahía de San Francisco. Lo malo es que no sabíamos que volver era imposible, así que tomamos el ferry (12,50 USD) que nos dejó en el Pier 39, un muelle que no podés dejar de conocer.
  • Ir a una clase de yoga gratuita en Grace Cathedral.
  • Recorrer el Golgen Gate Park.
  • Visitar Alcatráz
  • Entrar en ferias americanas de las calles Fillmore y Haight Asbury, el barrio hippy.
  • Subir al tranvía (7USD) clave: no lo esperes en una de las puntas, para evitar filas.

¿Qué hacer a la noche?

En San Francisco tenés zonas de bares y shops repartidas por toda la ciudad (Filmore St, Union St, Columbus Ave, Mission St y Valencia St).

Además en el Downtown hay bares para ver la ciudad desde arriba (Rooftop 25, El techo bar y Charamaine´s) aunque les recomiendo no caminar mucho por esa zona de noche.

Ruta por el acantilado

Desde San Francisco a Los Ángeles, fuimos por la La Pacific Coast Highway, la autopista con las vistas más lindas que vi. Son 560 km de acantilado al PacÍfico y aunque se puede hacer en un solo día, nosotros hicimos stops para conocer:

  • Monterrey: Tiene un muelle divino, donde podés comer unos fish and chips.
  • Big Sur: ¡Tremendas vistas!
  • Carmel-by-the-sea: ¡Muy cool! Con restós, lugares para hacer shopping y una playa super amplia.
  • Santa Bárbara: ¡El spot más lindo Pacific Coast! El estilo colonial del Downtown, la costanera y la tranquilidad de la playa, hacen a una ciudad ideal.
  • Malibú: Zona llena de surfers, casas residenciales y hoteles caros.

Los Ángeles

Llegamos a la ciudad de las películas de Hollywood, las palmeras, los atardeceres mágicos sobre el Pacífico y la diversión garantizada. Paramos en un departamento en Beverly Hills, el barrio de las estrellas, super accesible. Desde ahí todos los días salíamos en auto a recorrer:

  • Venice Beach: hacer los canales en bici o monopatín y disfrutar un rato de la playa.
  • El muelle de Santa Mónica, es como las películas: llegar a la insignia del fin de la Ruta 66, sentarse en el banquito de Forret Gump y ver un atardecer escuchando a músicos callejeros, es uno de los mejores momentos de este viaje.
  • Manhatan Beach: ¡Muy cool! Tiene bares y una playa increíble para pasar el día.
  • Long Beach: El Las Vegas de California. No tiene playa, pero es perfecto para hacer compras en los outlets, caminar por el puerto y Pine Av., una calle llena de bares (comer en Taco Beach).
  • Visitar el Paseo de la Fama en Hollywood, frente al Teatro Dolby donde se realizan los Premios Óscar.

La noche de Los Ángeles es diversión garantizada para todos los gustos y edades. No dejes de ir a:

  • NoVacancy: Te va a dar miedo entrar, pero anímate, adentro hay un bar que ni te imaginás -no leas nada, spoilers alert-.
  • Good Times at Davey Wayne: ¡Buenos tragos!
  • Break room 86: Boliche con música de los ´80 y cuatro cuartos de karaoke ¡Muy divertido!

Por Macarena López Kot. Podés seguirla en @camaraymano

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.