srcset

Calor: tres jugos para sobrevivir al verano porteño

Rodolfo Reich
(0)
6 de febrero de 2020  • 13:51

El pronóstico anuncia máximas de 33°C. Un número de por sí alto, pero que ni siquiera representa la agobiante realidad. Sobre el asfalto, con el sol cayendo vertical y rebotando en los vidrios de los edificios, con los autos que zumban alrededor nuestro con sus motores recalentados, esa temperatura se multiplica al infinito y más allá. Caminar por Buenos Aires en estos días tórridos del verano semeja una tortura que exige estrategias de supervivencia cotidianas. Entre ellas, elegir el colectivo que tenga aire acondicionado, evitar los trámites en el microcentro y hacerle caso omiso a la voz de Serú Girán y caminar por la vereda donde no hay sol. Pero tal vez lo mejor para hacer es revitalizar el cuerpo y la mente con un buen jugo recién elaborado. Imaginen un melón recién cortado, un mango a punto de abrirse, un pomelo con gotitas del frío condensadas en su piel. Es hora de apuntar a esos locales que hacen de las frutas y las verduras su razón de ser y pedirles combinaciones originales, repletas de sabor y frescura, para beber de un gran sorbo. Aquí, tres posibles jugos -exprimidos, licuados, procesados- que ayudan a vencer el letargo de los días más sofocantes.

Un Rocket en B Blue

Abierto en un lejano 2009, B Blue fue uno de los lugares pioneros en Buenos Aires en ofrecer ese lema que luego se hizo moda: comida rica y sana, en una ecuación donde ambos adjetivos tienen el mismo peso. Y desde el primer día esa propuesta se materializó en algunos de los mejores jugos que se pueden beber en la ciudad porteña. El lugar cuenta con una carta exclusiva dedicada a ellos, con combinaciones que incluyen los llamados "superalimentos", ingredientes como maca, wheatgrass, arándanos, açai, spirulina, gingeng y otros, famosos por sus propiedades nutritivas, antioxidantes y vitamínicas.

Crédito: Rodolfo Reich

Hay para elegir, desde el Mandarin Zen (uno de los best sellers de la casa, con mandarina, maracuyá, durazno, ginseng y jengibre) hasta el Berry Young, con arándanos y miel orgánicos, ananá y naranja. Un elegido para cuando el calor arrecia: el Rocket, con jugo de pomelo, lemon grass, azúcar rubia orgánica y spirulina (un suplemento que proviene de unos organismos unicelulares llamados algas azules). El sabor está dominado claramente por el cítrico, mientras que la spirulina da el color verde y un toque vegetal. Ideal para beber en las mesas de la vereda, en grandes vasos de vidrio de 600ml. Dirección: Armenia 1692

Jugo B en Sparaw

Sparaw es uno de los lugares en Buenos Aires que mejor representa la cultura de los cold press y los planes detox. ¿Qué es todo esto? Por un lado, cold press es un método de extraer el jugo de vegetales y frutas que, el lugar de la clásica centrifugadora hogareña (como funcionan la mayoría de las jugueras), utiliza la presión. Esto evita la oxidación del jugo, dándole mucha más vida útil en perfecto estado. En botella, por ejemplo, dura tres días sin necesidad de conservantes o pasteurización. Por el otro lado, los planes detox son menúes diarios (duran desde 24 horas hasta una semana -en este último caso, es bueno contar con un médico nutricionista que acompañe), donde no se consumen sólidos sino solo jugos elaborados en su mayoría a base de verduras.

Crédito: Rodolfo Reich

Para darse una idea: una botella de 540 ml de jugo en Sparaw requiere procesar casi un kilo y medio de frutas y verduras. De todas maneras, en Sparaw no es necesario realizar estos planes, sino que también se puede pasar una tarde cualquiera a beber un jugo nutritivo como pocos, suplantando un almuerzo o merienda. Hay más de diez opciones (todas sin agregado de azúcar), desde el super refrescante y clásico L'Orange, con zanahoria, naranja y jengibre, hasta el extraño jugo K, con moringa pepino, zanahoria, lechuga romana, kale, apio, limón y sal rosada. Un elegido: el B, con kale, manzana verde, espinaca, limón y remolacha. Gran mezcla donde la remolacha aporta sabor, dulzura y color; la manzana y el limón compensan con su acidez; y las hojas verdes dan frescura. Dirección: Rodríguez Peña 1714 (Recoleta) y La Pampa 2019 (Belgrano)

Pepinator en The Factory Juice Bar

Una barra exhibiendo cajones con frutas frescas. Una exprimidora, una licuadora y una poderosa juguera importada. Y una de las cartas de jugos y licuados más completa del país. De eso se trata The Factory, en el barrio de Recoleta: un verdadero laboratorio dedicado a extraer y servir el líquido de diversas frutas y verduras, siempre en el momento, sin agregado de azúcares externos. Aquí hay opciones para todos los gustos, desde aquellos que quieren algo extraño y nutritivo -como por ejemplo el Peasful, con arvejas, espinaca, palta, apio y manzana- hasta los más amigables como el Pick me, con naranja, banana y frutillas.

Crédito: Rodolfo Reich

Apenas dos ejemplos entre muchos más posibles. Hay licuados como el Tarzán (banana y leche de almendras) e incluso shots para beber de un golpe, que incluyen uno de puro hinojo y otro de cúrcuma y limón. Pero si la idea es refrescarse en medio de un día insoportablemente caluroso, una gran opción es el Pepinator: en la juguera se procesa pepino recién cortado; con el exprimidor se obtiene la cuota de limón para dar acidez; y todo eso se licua junto a cubos fríos de un dulce ananá. Uno de esos jugos que dan ganas de tener en una jarra y beber toda la tarde. Dirección: Riobamba 1174

---

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.