Cambió el arte por un master en filosofía en Barcelona y terminó trabajando con el chef Adriá en el Bulli