Caso 147: ¿cómo armarías este salón de juegos?