Catskiing, la montaña en estado puro y sin intermediarios