Cerca de Rosario. Buscaba alimentos para sus hijos y encontró un millón de pesos

María y una de sus hijas
María y una de sus hijas
Alejandro Gorenstein
(0)
13 de mayo de 2020  • 18:56

María Miranda (47) vive en una humilde casa en Roldán, un pueblo ubicado a 26 kilómetros de la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe). Junto a su marido tienen seis hijos y otro que, lamentablemente, falleció.

Ella es empleada doméstica, trabaja dos veces a la semana en la localidad de Funes, está en blanco y cobra $ 7.400 por mes. Su esposo es tambero, pero desde el año pasado se encuentra sin trabajo. Actualmente se las rebusca haciendo algunas changas como albañil, pintor y parquero.

Un inesperado hallazgo

El jueves 7 de mayo María se levantó temprano porque no tenía "nada de nada" para darle de comer a tres de sus hijos que viven con ella: Agustín, Isabel y Paulina. Salió de su casa para ir a la panadería a pedir pan y mientras esperaba el colectivo le llamó la atención que en la vereda de enfrente había un portafolio negro, que estaba "livianito" y "machucado", según cuenta.

Como ya había transcurrido una hora y el colectivo todavía no llegaba, María decidió regresar a su casa con el portafolio que estaba cerrado y no se podía abrir.

"Cuando llegué a casa le dije a mi marido que me ayudara a abrirlo para ver qué había adentro. Y para nuestra sorpresa, observamos unos 40 sobres blancos y otro de color marrón cerrados. Nos sentamos los cinco en la mesa, mientras nos preguntábamos qué hacer. Y o les propuse que abriéramos un sobre cada uno, pero nunca pensamos en que íbamos a encontrar dinero ", relata María.

Un gran dilema

Para su sorpresa, encontró que en cada uno de los cinco sobres había $ 10.000 . En ese momento, María le dio $ 500 a uno de sus hijos para que fuera a comprar pan y una leche para poder tomar la merienda. Y cuando él volvió de la calle, inmediatamente colocó el vuelto en uno de los sobres. En todo momento su idea era devolver el maletín al dueño y hasta pensaba contarle del reciente gasto que había hecho.

  • -Voy a llevar el portafolio a los policías que están en el límite entre Funes y Roldán -le dijo María a su marido.
  • -No, no lo lleves ahí porque te van a hacer mil preguntas, te vas a meter en un lío del que no vas a saber salir -le contestó.
  • -¿Y qué hacemos? -insistió María.
  • -Esperemos dos o tres días, si no sentimos que alguien lo está reclamando, si no vemos ninguna publicación en Facebook, nos dejamos la plata -le sugirió el esposo, que hasta ese momento suponía que solo habían hallado $ 50.000 .

María y su esposo en una fiesta
María y su esposo en una fiesta

"Le pedí alimentos para un merendero"

Sin embargo, ese mismo día y a raíz de una partida de nacimiento que se encontraba en el sobre marrón, María pudo contactar al dueño del portafolio que a la tarde fue a su casa a buscar el dinero.

"Se presentó un matrimonio y nos dieron todos los datos de lo que había en el maletín por lo que nos dimos cuenta que eran los dueños. Yo le comuniqué que habíamos abierto cinco de los sobres y que había comprado la leche y el pan para mis hijos. El señor me dijo que no me hiciera ningún problema, que esos $ 500 se iban a reponer".

Recién en ese momento María y su marido se dieron cuenta que en todo el portafolio había, aproximadamente, $ 1.000.000.

  • -¿Qué necesita? -le preguntó la mujer a María, antes de irse de su casa.
  • -Yo preciso mercadería para mis hijos porque no tenemos para comer -le respondió María.
  • -Yo me encargo -dijo la señora.

"Cuando los acompañamos al portón el señor, que era de poco hablar, se dio vuelta y me preguntó si eso solo era lo que necesitaba. Entonces, le pedí alimentos para un merendero (Amor Solidario Roldán) que me ayuda con la comida de mis nenas y de muchas personas del pueblo".

  • -¿Te alcanza con los $ 5.000 o necesitás más? -le preguntó el dueño del portafolio.
  • -Me super sirve ese dinero -le contestó, sonriendo, María.
  • -Mañana a primera hora te los hago llegar porque esta plata es para otra cosa -le prometió.

El hogar al que María le donó los $5000
El hogar al que María le donó los $5000

"Mis hijos comen una banana cada 10 días hoy todavía nos quedan en la heladera"

"Al día siguiente vino un camioncito de un supermercado de Funes repleto de mercadería. Azúcar, yerba, café, aceite, galletitas, arroz, fideos, pollos, carnes de lechón, carne picada, milanesas, albóndigas hechas, hamburguesas, papas, zanahorias y frutas. Pensar que mis hijos usualmente se comen una banana cada 10 o 15 días y con esto todavía nos quedan en la heladera", se emociona María.

Una alegría inmensa

Cuando parecía que la recompensa para María y para su familia ya se había terminado, al día siguiente le acercaron un sobre con los $ 5.000 que inmediatamente ella donó al merendero.

"Era una alegría inmensa para mi familia y para la gente que tanto ayuda en el merendero. No sabe lo que significa para mí que mis hijas puedan tomar una taza de leche con galletitas, tan solo que nos hayan traído la mercadería nos cambió totalmente la vida ".

Quienes puedan colaborar con alimentos o con dinero al merendero "Amor Solidario Roldán " pueden contactarse con Jonatan Mansilla a su celular (+54 9 341 661-0268).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.