Chau millenials, hola knowmads

Los knowmads aprendieron de la cosmovisión millennial, pero la llevaron a un nivel superior, con mayor compromiso
Los knowmads aprendieron de la cosmovisión millennial, pero la llevaron a un nivel superior, con mayor compromiso Crédito: Latinstock
Un perfil que combina la flexibilidad de una generación con la nueva inteligencia laboral.
Violeta Galanternik
(0)
29 de octubre de 2016  • 00:00

Para tener una mentalidad knowmad, hay que abrir la mente y, sobre todo, estar dispuestos a cambiar con el cambio. Según John Moravec, el investigador que impuso el concepto, se trata de un nuevo perfil de trabajadores que combinan la capacidad y el conocimiento (know, know how) con una actitud nómade o cambiante (nomad). Creatividad y, sobre todo, hiperconexión son características que nos recuerdan a los tan famosos millennials, pero con una diferencia evolutiva clara. Es que los knowmads aprendieron mucho de la cosmovisión millennial, pero llevándola a un nivel superior, con mayor compromiso y usando su capacidad de adaptación para buscar reinventarse día a día sin descuidar sus responsabilidades.

Este nuevo perfil es el objetivo en búsquedas laborales para ocupar posiciones claves de liderazgo en empresas innovadoras. Ahora se buscan empleados que sepan combinar saberes e innovación y se acomoden a distintos contextos sin dejar de asumir responsabilidades: capaces de trabajar con cualquier persona, en cualquier momento y lugar (obvio, siempre que haya wi-fi). Así son los knowmads, adaptados a la revolución tecnológica que arrasa con barreras culturales y nos convierte cada vez más en ciudadanos globales conectados 24/7. Preparados para procesos de flexibilización laboral, en los que las empresas hacen contrataciones externas y mantienen solo un núcleo fijo pequeño.

profesionalización del millennial

Sí, seguro, seas millennial o no, ya escuchaste hablar de ellos. Desde el mundo laboral, sobre todo con una visión negativa que habla de seres poco comprometidos, poco fieles, demasiado cambiantes y con una vida “sin preocupaciones ni compromisos”. Sin embargo, este nuevo concepto los revaloriza y los profesionaliza capitalizando su paradigma de vida en una filosofía de trabajo: una actitud de disfrute de la vida y de valorización del momento presente que los convierte en autodidactas, abiertos y buscadores de experiencias en torno a lo laboral para poder rendir en distintos roles. Pero debemos hacer una aclaración: este término abarca más que una generación y expone que, mediante ciertos procesos, cualquier persona puede convertirse en knowmad en lo laboral. La clave está en rehusarse a trabajar en entornos obsoletos, en compañías que solo dan beneficios económicos y no ayudan a diversificar los conocimientos ni incentivan los proyectos personales. En síntesis, no generan desafíos.

adaptación de las empresas

Frente al fenómeno de que el “talento senior” se está moviendo a empresas más chicas y startups porque ve otras ofertas más atractivas a nivel tiempo, flexibilidad y experiencias, las empresas grandes empiezan a cambiar su mentalidad. Muchas ya están abordando un proceso de reestructuración para ser más abiertas, transparentes, con procesos más flexibles, con espacios de virtual work y nuevos modelos de contratación. En este proceso, los knowmads pisan cada vez más fuerte y se encaminan a ocupar posiciones de liderazgo.

Esto da como resultado un cambio de mentalidad a la hora de pensar el trabajo: no solo es una fuente de dinero y de éxito, sino de autorrealización, y la recompensa (esto llevado como bandera por los millennials) no solo debe ser económica, sino de varias índoles: tener el poder de acomodar a gusto y piacere los tiempos, los horarios, y no hacer una tarea específica por años sino ir cambiando de proyecto, de puesto o de tareas es esencial en esta retribución. Y aquí entra el tipo ideal de los knowmads, como aquellos que por sí solos se configuran y vuelven a configurar –como si fueran a apretar la tecla F5 para hacer un refresh– y se mueven como pez en el agua en lo digital generando redes y contextos colaborativos y motivándose con cada nuevo proyecto y desafío que la empresa les presenta.

Los knowmads aprendieron de la cosmovisión millennial, pero la llevaron a un nivel superior, con mayor compromiso
Los knowmads aprendieron de la cosmovisión millennial, pero la llevaron a un nivel superior, con mayor compromiso Crédito: Latinstock

Hay una hipótesis que anda dando vueltas en el ámbito empresarial y es que, para el año 2020, el 45% de las personas serán knowmads, lo que convertirá este perfil profesional en el mayor segmento de la fuerza laboral a nivel mundial.

HACIA UNA VIDA KNOWMAD

Acordate de las clases de Historia de la primaria, cuando nos enseñaban cómo el hombre pasó de ser nómade a sedentario pasando de la etapa de cazador y recolector a descifrar la agricultura y la ganadería y a ganar experiencia en la rama de la construcción para crear viviendas de mejor calidad. Si hacemos una analogía entre ese gran paso de la humanidad y las sociedades de hoy, podemos pensar que nuestras mentes, ya con bases y sociedades más sólidas, vuelven a ciertos esquemas más nómades desde lo psicológico, aunque con los pies en tierra firme.

Si bien los sub-30 tienen ventajas generacionales para ser “nómades del conocimiento”, decidir ser knowmads es algo que tiene más que ver con una decisión. Es un camino que todos podemos recorrer si nos calzamos estos anteojos creativos y cambiamos a un chip mucho más flexible. Y en este plan, la pregunta es: si esta nueva mentalidad está cambiando las reglas del juego en el mundo del trabajo..., ¿por qué este switch no puede darse también en otros ámbitos de la vida ? En definitiva, es tan solo una cuestión de actitud. Cuando la carrera profesional deja de ser una carrera con una meta específica, se convierte en aventura. Así, esta filosofía profesional pasa a ser un modo de vivir, que prioriza la creatividad, el disfrute, expandir los horizontes y estar siempre en movimiento para no estancarnos. Hoy, somos nosotras las responsables de autogenerarnos desafíos que nos motiven y vibrar con el nuevo paradigma, porque si no, el cambio te pasa por encima.

números del trabajo flexible

67% manejan sus horarios.

9 de cada 10 piensan que el éxito del negocio no se mide solo por el rendimiento financiero.

72% de los empleados senior rechazan trabajos o tareas porque van contra sus valores.

43% trabajan desde la casa u otros lugares donde sienten que pueden ser más productivos

Fuente: Deloitte

“Debemos acompañar el cambio”

Raquel Roca, periodista española y autora del libro Los knowmads.
Raquel Roca, periodista española y autora del libro Los knowmads. Crédito: gentileza de Raquel Roca

Por Raquel Roca, periodista española y autora del libro Los knowmads.

"Para asumir el rol del trabajador del futuro, no hay una segmentación ni requerimiento de edad ni de tipo de trabajo. Lo importante es adquirir destreza digital: aprender a trabajar en virtual, en plataformas online, con equipos distribuidos, a trabajar por proyectos. En síntesis, tenemos que aprender a hacer trabajo colaborativo virtual. Para esto hay que hacer una autogestión de cómo me veo yo trabajando de manera online, sin un equipo o gente a mi alrededor, y, por ende, cuánto voy a tolerar el nivel de cierta soledad. Por otro lado, hay que desarrollar la capacidad de hacer cambios ya no de empresa –eso ya está ocurriendo desde hace tiempo–, sino de sector: reciclar nuestra propia carrera y redirigirla a nuevos roles y sectores porque muchos oficios o trabajos que existen actualmente se extinguirán en los próximos años por la robótica, la inteligencia artificial y los softwares.".

La tecnología ha penetrado en la vida civil de manera mucho mas fácil que en nuestra vida laboral y debemos acompañar el cambio •

¿Qué te parece esta forma de trabajar? ¿Te sentís una knowmad? Leé también: Madrugadoras: los beneficios de levantarse temprano y Snapchat o Instagram Stories: ¿cuál preferís?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?