CUENTOS DE FEBRERO. Chejov, historia de un contrabajo