Choupette, la gata de Karl Lagerfeld que heredaría parte de su fortuna

.
.
Inés Pujana
(0)
19 de febrero de 2019  • 12:04

Choupette Lagerfeld es la gata uber-bourgeoise del recientemente fallecido diseñador alemán y una de las herederas de su vasta fortuna de más de 200 millones de euros. Así lo afirmó el mismísimo Lagerfeld a la revista francesa Numéro el año pasado, cuando un periodista le preguntó si iba a recibir todos sus millones: " Es mi heredera junto a otras personas, sí. Pero no se preocupen, hay suficiente para todos", añadiendo a su vez que una vez muerto quería que lo incineraran y tiraran sus cenizas junto a las de su madre, además de junto a las de la gatita, si es que partía de este mundo antes que él.

Se especula que el diseñador ya habría designado a quien sería el próximo propietario de su mascota, una persona de mucha confianza que recibiría las riquezas suficientes para asegurarle una vida confortable hasta el fin de sus días. Así lo dejó entrever en 2015 en el programa de televisión francés "le Divan": " Si me pasara algo, la persona que se ocupará–de Choupette - no quedará en la miseria".

El éxito de Choupette

.
.

La gatita es una eminencia en sí misma dentro del mundo de la moda. Llegó a las manos del diseñador de Chanel de pura casualidad: un amigo le pidió que se la cuidara y tal fue el amor, que él simplemente le anunció que no se la iba a devolver nunca más. Tiene más de 125 mil seguidores en Instagram y 50 mil en Twitter, un libro entero publicado sobre ella ( Choupette: The Private life of a High-Flying Fashion Cat) y hasta su propia réplica de peluche, un "chiche" que cuesta 500 dólares, viene con un certificado de autenticidad y se vende en la página web del modisto al igual que cientos de otros productos inspirados en ella.

.
.

Como si eso fuera poco, además fue tapa de Vogue dos veces, la primera vez en 2013 junto a la modelo Linda Evangelista para la versión alemana de la publicación, y la segunda en 2014, junto a Giselle Bundchen y para la edición brasileña. Gracias a toda esa maquinaria del merchandising (puesta en marcha por quien fuera su habilidoso dueño) la felina de pelo suave y ojos azules cosechó más de 3 millones de euros en un año, entre otras cosas por haber participado del calendario de autos de Vauxhall Corsa y de una publicidad para la marca de cosméticos Shu Uemura. Eso sí, jamás participó de comerciales de comida para gatos, porque según aseguró Lagerfeld en su momento, " Choupette es demasiado sofisticada para eso". Hasta ahora la gatita dormía sobre la almohada del diseñador, contaba con dos niñeras y viajaba siempre en primera clase. Aún cabe la duda de si continuará con ese fastuoso estilo de vida una vez que pase a manos de su nuevo dueño.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.