Círculo vicioso. ¿Por qué abandono todos mis proyectos?

No te frustres si ves que no prosperan tus proyectos. Te contamos cómo salir de este círculo vicioso.
No te frustres si ves que no prosperan tus proyectos. Te contamos cómo salir de este círculo vicioso. Fuente: OHLALÁ!
(0)
19 de marzo de 2020  • 10:22

Frustración es la emoción que aparece ante la imposibilidad de satisfacer una necesidad o un deseo. Y que viene acompañada de otras como enojo, tristeza, desazón, rabia.

Como emprendedores tenemos que aprender a gestionar nuestras emociones, porque de eso depende la dirección de nuestro negocio. Saber reconocer cuando estamos ante una crisis, asimilar la emoción y buscar la enseñanza que se nos presenta en forma de dificultad es una competencia emocional que afortunadamente se aprende. Para esto convocamos a María Vicario, fundadora de @salidelsillon , consultora en decodificación y biocoach, que acompaña a emprendedoras a salir de lo que ella llama "el sillón de la frustración" en sus talleres mensuales y sus redes.

"No fracasé, solo aprendí 867 maneras de cómo no hacer la bombilla eléctrica" fue lo que respondió Thomas Alva Edison, ante un periodista incisivo. Claramente su enfoque era apreciativo y aquello que para otras personas hubiese significado una enorme frustración para Edison significaba estar cada vez más cerca de lograr materializar su invento.

Reaccionamos ante la frustración según el umbral de tolerancia que tengamos y eso dependerá de la codificación de la palabra en sí, es decir del significado emocional que para nosotros tenga "no conseguir algo que deseamos". Estará relacionado también a estándares propios y será resultado de nuestras vivencias y creencias. Incluso estará en relación con la manera en que nuestro clan familiar se ha expresado ante los proyectos y emprendimientos.

Sentir frustración solo nos indica que algo no salió como queríamos. Pero cuando al no conseguir un objetivo nos obsesionamos; cuando tenemos una interpretación apresurada y negativa de los posibles resultados, cuando abandonamos por miedo a no lograrlo , o cuando vemos mil errores y ni un acierto, es que estamos ante una baja tolerancia a la frustración.

Y desde la Decodificación Lógica Bioconsciente, si hay un exceso hay un programa.

Una de las variables a decodificar es la profesión. Desde la Psicogenalogía (información inconsciente que se transmite de generación en generación) la profesión que elijamos puede estar reparando una historia ancestral. Reparar es una función del sistema familiar, que busca el equilibrio del clan en términos biológicos. Cuando en una familia hubieron estafas que causaron mucho dolor y pérdidas, posiblemente el árbol buscará reparar en la tercera generación con el primer contador de la familia. Su profesión mantendrá las cuentas claras, evitando repetir aquel gran dolor del clan. Reparamos cuando no somos felices con la profesión que desarrollamos, porque fue elegida desde el Inconsciente familiar.

El programa de "baja tolerancia a la frustración" nos lleva indefectiblemente a buscar los códigos del Proyecto y Sentido, una ventana de tiempo que comprende los 9 meses antes de nuestra concepción hasta los cuatro años. En ese tiempo todo lo que la madre emocione y lo relacionado al padre será un código de repetición para el hijo.

Hago esta salvedad importante: no significa que si tuve un embarazo complicado en lo contextual y físico mi hijo nazca para sufrir lo mismo. Sino que, partiendo del síntoma "Baja tolerancia a la frustración", buscaremos en la madre y en el padre qué situaciones han vivido en relación a proyectos: abandonos, enojos por no lograr un objetivo, interrupciones repetidas, postergaciones etc.

Algunas situaciones que generan frustración:

  • Cuando las ventas no se concretan
  • Cuando boicoteamos los momentos de creatividad
  • Cuando nos comparamos con otros
  • Cuando aparecen imprevistos
  • Cuando nos cuesta delegar

5 Claves para gestionar la frustración:

  • Identificar que estamos bajo una emoción y buscar la creencia que la sostiene, quizás la autoexigencia esté implicada,
  • Prestar atención al diálogo interno
  • Registrar el momento y el contexto en que nuestra tolerancia a la frustración baja
  • Establecer metas realistas en tiempos reales ( objetivos SMART ).
  • Apreciar el camino realizado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.