Claudio Tolcachir. Las estrategias para que el teatro resista a la pandemia

Con nostalgias del teatro en vivo, Tolcachir está expectante de la oleada de obras pospandemia.
Con nostalgias del teatro en vivo, Tolcachir está expectante de la oleada de obras pospandemia. Fuente: Archivo
Alejandro Lingenti
(0)
14 de agosto de 2020  • 11:52

Timbre 4 está tan vivo como siempre. El exitoso complejo teatral independiente creado por Claudio Tolcachir hace ya más de 20 años se reconvirtió en esta época de cuarentena con una velocidad asombrosa. Basta con entrar a su página web o a cualquiera de sus redes sociales para sorprenderse con la cantidad de actividades que propone para mantener un vínculo cercano con el público fiel que lo acompaña y a su vez sumar más interesados. La oferta es mucha y muy variada: clases de teatro online, un festival de lectura de textos teatrales, una buena cantidad de obras filmadas (de duración estándar o de pocos minutos), charlas con actores y directores, e incluso el estreno de una obra en vivo por streaming dirigida nada menos que por Daniel Veronese, un artista de vastísima trayectoria que ha tenido más de un suceso en la calle Corrientes (La noche devora a sus hijos, que hizo dos funciones a distancia en julio pasado).

"Cuando empezó la cuarentena nos empezamos a preguntar muy pronto qué hacer. La idea de cerrar nunca se nos pasó por la cabeza", cuenta Tolcachir. "El tema era cómo transformar lo que hacemos habitualmente, cómo adecuarlo a las nuevas circunstancias. Primero probamos con las grabaciones de nuestras obras, que las teníamos producidas porque es el material que enviamos a los festivales internacionales. Y la respuesta del público fue tan buena que decidimos tener una programación virtual de viernes a domingo. Arrancó totalmente gratis y después sumamos la idea de la gorra virtual para que la gente pudiera colaborar. También pusimos en venta entradas anticipadas para ver espectáculos cuando se termine la cuarentena. El público nos acompañó siempre. Eso es muy lindo. Nosotros tenemos una estructura fija de gastos que, sin tener ingresos fijos, se complica mucho sostener".

Tolcachir estaba por estrenar en el Metropolitan Mi abuela, la loca, una obra de Julián Quintanilla con Norma Aleandro y Oscar Martínez. La expectativa era alta: dos artistas muy populares por primera vez juntos en un escenario de la calle Corrientes. El proyecto quedó postergado y todavía no hay fecha confirmada para su reactivación. También iba a viajar a España para dirigir otra obra. Ese trabajo se aplazó, pero ya tiene un horizonte definido: en octubre, el director argentino llegará a Madrid para tomar las riendas de La máquina de Turing. "Es una obra muy interesante sobre el científico inglés", señala. "Después de eso espero estar mentalmente preparado para poder meterme en un proyecto personal de escritura y dirección. Ya hice un paréntesis de tres años, ahora tengo muchas ganas de volver con algo propio. Yo creo que somos muchos los que extrañamos la experiencia del teatro presencial, así que el regreso va a ser muy fuerte. Tengo absoluta confianza en eso".

La última obra escrita y dirigida por Tolcachir, Próximo, tuvo muy buena repercusión con el público, como es costumbre en su caso desde hace años (su primer gran éxito fue La omisión de la familia Coleman, una obra de 2005 que se transformó en un auténtico boom y giró por otros 22 países), pero además estaba cargada de un notable efecto anticipatorio: protagonizada por un español, Santi Marín, y un argentino, Lautaro Perotti, ponía el foco en una relación a distancia entre dos personajes que se comunicaban por Skype. "Es bastante loco viéndolo desde el presente", dice el fundador de Timbre 4. "Ahora cobró mucho más sentido aún. Me parece que después de esta pandemia van a aparecer ficciones que no necesariamente van a referir de una manera directa a ella, sino más bien a sus consecuencias: el individualismo, la conciencia, la solidaridad... Va a ser muy interesante todo ese oleaje de reacciones. Hay mucho para pensar: la responsabilidad de quienes conducen los medios y quizás chocan con lo que recomienda un médico que pone el cuerpo para salvar vidas en una guardia, la ceguera de alguna gente ante las evidencias, los prejuicios y el egoísmo, pero también la valentía y la solidaridad. Estas situaciones críticas potencian lo que de verdad somos, lo saca a la superficie".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.