Claves para cultivar una huerta orgánica en casa

Uno de los grandes secretos está en la orientación de los canteros, lo ideal es de norte a sur para aprovechar el sol
Uno de los grandes secretos está en la orientación de los canteros, lo ideal es de norte a sur para aprovechar el sol Crédito: Corbis
Desde el diseño hasta los cuidados que tenés que tener a la hora de preparar la tierra. Seguí estos tips y convertite en una jardinera profesional.
(0)
24 de octubre de 2014  • 00:20

Cómo preparar la tierra, qué maceta elegir, qué sustrato conviene utilizar para cada tipo de semilla. Si querés crear tu propia huerta o si tan solo buscas que tu jardín se vea con un poco más de vida, entonces lee esta nota que te damos algunos consejos útiles para no fallar a la hora de cultivar.

CÓMO PREPARAR LA TIERRA

A la hora de regar lo mejor es que las hojas no se mojen
A la hora de regar lo mejor es que las hojas no se mojen

Para esto hay cuatro pasos que deberías seguir:

El diseño

-Delimitá el espacio que querés dedicarle a tu huerta.

- Separá en canteros (se recomienda que tengan un metro cuadrado) teniendo en cuenta que en cada uno vas a plantar una variedad o dos si elegís buenas asociaciones.

-Clavá una estaca en cada esquina y unilas con hilo.

-Entre cantero y cantero, calculá camino de mínimo 40 cm.

El agua

-A la hora de regar, lo mejor es que no se mojen las hojas. Podés armar un sistema de riego por goteo con una manguera perforada a lo largo del cantero.

-También podés conseguir un temporizador a pila para enroscar en la canilla y no estar pendiente.

-Para superficies chicas, una regadera de flor fina da buenos resultados.

La luz

-Orientá los canteros de norte a sur para aprovechar el sol.

-Las hortalizas con frutos (como el tomate) requieren seis horas de sol, las verduras de hoja tienen suficiente con tres horas de sol directo.

El dato: existe una aplicación llamada Sun Seeker (gratis para IOS) que sirve para calcular la trayectoria de sol en cada época del año.

Para el suelo

-Tomá un puñado de tierra, se tiene que desmenuzar fácil; si se forma una pelota, sumale compost maduro.

-Con una pala chata, seguí el límite del cantero y marcá los bordes con una profundidad de media pala.Si hay césped, retirá los panes.

-Con un rastrillo hacé una pasada de este a oeste y cubrí con material orgánico seco. Esperá unos días y volvé a pasar la laya de norte a sur. Remarcá los bordes y compactalos.

Empezar a sembrar: dos técnicas para hacer crecer las semillas

La profundidad a la que se planta la semilla depende de su tamaño y de su forma
La profundidad a la que se planta la semilla depende de su tamaño y de su forma

Siembra directa

Es la que se hace directamente en el cantero en que la planta va a crecer hasta la cosecha. Esta técnica te permite no tener que hacer trasplantes, aunque, tal vez vas a necesitar hacer un raleo si crecen muy cerca.

¿Cómo se hace?

-Retirá el material orgánico seco que protege la tierra.

-Realizá un surco profundo a lo largo del cantero y regalo.

-Rellená el surco que hiciste con un colchoncito de compost maduro.

-Sobre el colchón que armaste, colocá la semilla, cubrila con más compost y presioná.

-Volvé a colocar la cobertura de material seco y regá con una lluvia fina.

¿Qué podés plantar plantar?

Acelgas, remolachas, porotos, arvejas, choclos, zapallos, habas, rabanitos, nabos, sandías y zanahorias.

Siembra en almágicos

Es la que se hace en bandejas o cajones que se protegen de la temperatura exterior. Te permite ir adelantando las fechas de siembra. Eso sí, una vez crecidos los brotes, vas a tener que trasplantarlos cuidadosamente a tus canteros.

¿Cómo se hace?

-Prepará un cajón de 7 a 10 cm de altura y cubrí el fondo con una capa de paja y 5 cm de tierra negra tamizada.

-Completá el cajón con una mezcla mitad y mitad de tierra negra y compost maduro también tamizado.

-Marcá surcos de a 10 cm con una tablita, colocá las semillas, humedecé, tapalos con compost y pasto seco y regá con lluvia fina.

-También podés conseguir bandejas especiales en el vivero.

¿Qué podés plantar?

Lechugas, repollos, brócolis, tomates, ajíes y berenjenas

SEGUIMIENTO: ¡TUS VEGETALES EMPEZARON A CRECER!

Unos días antes de la fecha de la siembra que elegiste  para plantar, prepará tus cajones si vas a hacer plantines o alistá tus canteros en el suelo directo
Unos días antes de la fecha de la siembra que elegiste para plantar, prepará tus cajones si vas a hacer plantines o alistá tus canteros en el suelo directo

TRASPLANTE DESDE EL ALMÁCIGO

Si elegiste sembrar en cajones para asegurarte del crecimiento de los brotes, llegó el momento de trasplantar. Sacalos con cuidado uno a uno con una cuchara. Hacé un agujero en el suelo, colocá compost, disponé el plantín y cubrí con compost más maduro al nivel del cuerpo del tallo (en el caso del tomate, podés cubrir parte del tallo porque con el tiempo este echa raíces). Presioná la tierra para que esté firme, colocá la cobertura y regá.

¿Cómo y cada cuánto hay que regar?

Lo que tenés que tener en cuenta a la hora de regar es no mojar de más el follaje. Lo más práctico: colocá una manguera perforada (también podés comprar una ya armada especialmente en el vivero) a lo largo del cantero y agregale un temporizador a pila que se enrosca en la canilla para no estar pendiente del riego. Si tu huerta está armada con macetas, usá una regadera de flor fina.

¿Cómo controlar las plagas?

Podés preparar remedios con elementos que tenés en casa y prevenir las más frecuentes. Un alcohol de ajo sirve para el ataque de pulgones y gusanos y es muy fácil de hacer en casa: necesitás cuatro dientes de ajo y medio litro de agua. Trituralos con mixer por algunos minutos. Aplicalo con un pulverizador una vez por semana para evitar la aparición de estos bichitos. Tené en cuenta que, para que sea efectivo, necesitás usarlo recién preparado.

Paso a paso: cómo plantar un cítrico en maceta

Mezclá la tierra abonada con compost orgánico para el sustrato
Mezclá la tierra abonada con compost orgánico para el sustrato Crédito: Corbis

1) Mezclá tierra abonada con compost orgánico para el sustrato.

2) Cubrí el fondo de la macera con 5 cm de leca y llenala hasta la mitad con sustrato.

3) Colocá la planta en el centro y rellená el resto con el mismo preparado.

4) Cubrí la tierra con chips de madera y podá las ramas secas.

¿Qué te parecieron estos tips? Contanos qué otros secretos tenés a la hora de plantar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.