Clorofila: por qué conviene consumirla y en qué alimentos podés encontrarla

La clorofila fortalece el sistema inmune, contribuye a mejorar la absorción del calcio en huesos y dientes, fortalece el músculo cardíaco, mejora la circulación, baja la presión arterial y oxigena el organismo.
La clorofila fortalece el sistema inmune, contribuye a mejorar la absorción del calcio en huesos y dientes, fortalece el músculo cardíaco, mejora la circulación, baja la presión arterial y oxigena el organismo. Crédito: Evita Ochel en Pixabay.
Laura Gambale
(0)
16 de noviembre de 2020  • 13:10

¿Sabías que a la clorofila se la conoce como "la sangre de las plantas"? Esto se debe a que su composición química es muy similar a la sangre humana en términos de estructura molecular, con la única diferencia de que la hemoglobina está compuesta principalmente por hierro y la clorofila por magnesio.

"La clorofila es un fitonutriente esencial, es decir un conjunto de nutrientes producido por los vegetales presentes en las plantas y en las algas con beneficios muy poderosos que contribuyen al buen funcionamiento del cuerpo humano", introduce la doctora Sánchez Calvin, médica experta en psico-nutrición y obesidad. Además, es mundialmente famosa en el reino vegetal por ser una de las principales encargadas junto con la luz, de realizar el proceso de fotosíntesis.

Entre los principales beneficios, la clorofila fortalece el sistema inmune, contribuye a mejorar la absorción del calcio en huesos y dientes, fortalece el músculo cardíaco, mejora la circulación, baja la presión arterial y oxigena el organismo. Además, y esto es fundamental, al ser capaz de incrementar la calidad y cantidad de células rojas en nuestro organismo y mejorar de esta manera el transporte de oxígeno, se destaca como una de las sustancias naturales más potentes para prevenir el cáncer. Recordemos que el fisiólogo alemán Otto Warburg obtuvo en el año 1931 el premio Nobel de Medicina al vincular el desarrollo de enfermedades como el cáncer, a los bajos niveles de oxígeno en la sangre, y claro está que la clorofila cumple un importante papel en este sentido.

Por otro lado, en el libro "Chlorophylls and Bacteriochlorophylls: Biochemistry, Biophysics, Functions and Applications", se detalla cómo la clorofila es capaz de "atar" moléculas tóxicas, pesadas y cancerígenas, formando un complejo que resulta de difícil absorción para el cuerpo y que puede ser eliminado fácilmente.

Cómo conviene ingerirla

Si bien todas las plantas contienen clorofila, las que poseen niveles más concentrados son la alfalfa, la spirulina, los berros, la menta, el cilantro, la espinaca, la acelga, la rúcula, el perejil y el apio. Y un dato fundamental: para incorporar la mayor cantidad de beneficios y para que la absorción sea plena, conviene consumirla de forma cruda y líquida, principalmente a través de jugos, batidos y licuados.

"Si queremos incluir alimentos que sean ricos en clorofila en las preparaciones lo mejor va a ser que tratemos de conservar el alimento lo más parecido a como vino de la naturaleza ya que así se mantienen mejor los niveles de clorofila y micronutrientes", explica Sánchez Calvin.

Crédito: JulietF1 en Pixabay.

Ideas fáciles para incorporarla a tus días

  • Si tenemos espinacas frescas, las podemos consumir crudas en ensaladas con otras hojas como rúcula o acelga, y sumar hongos portobellos o shiitake para aportar sabor y vitaminas.
  • Los espárragos podrían consumirse grillados, o bien, en el caso de hervirlos (donde llegan a perder casi un 60% de los micronutrientes que tienen) se recomienda llevar el agua a 100 grados y recién entonces introducirlos durante unos tres minutos y enseguida sacarlos. Este blanqueado lo que produce es la muerte de microrganismos, permitiendo que queden aptos para el consumo con la menor pérdida posible de micronutrientes.
  • Con este mismo procedimiento se puede cocinar brócoli, apio o cualquier otra verdura de tu elección que prefieras ingerir de forma cocida.
  • Una propuesta que puede gustar a los más peques. Si probás con una guarnición de arroz de color verde y lo acompañás por una buena historia de monstruos, dinosaurios o duendes, quizás, quién te dice, llama la atención. ¡Hay que intentarlo! Para su elaboración, deberías elegir un puñado de albahaca, de menta, de cilantro y de espinaca (mejor las hojas sin sus tallos), lavarlos bien, procesarlos con un vaso de agua tibia en una licuadora y reservarlo. Por otro lado, en una ollita, se saltea arroz con un chorrito de aceite hasta que la mitad de los granos se encuentren bastante blancos. En ese momento ya se puede agregar agua hirviendo, un poco de sal y el licuado de hierbas que habías reservado. Luego hay que mezclar bien, llevar a fuego alto por 3 minutos y trascurrido este tiempo, cocinarlo por unos 12 a 15 minutos a fuego mínimo. Y listo para servir.
  • Si estás embarazada es recomendable consultar antes de ingerirla porque puede generar riesgos para vos y para tu bebé. Y también es importante que sepas que no se debe ingerir en el momento de lactancia porque puede generar erupciones en la piel al exponernos al sol.

Experta consultada: María de los Ángeles Sánchez Calvin, doctora experta en psico-nutrición y obesidad. MN: 121757. @drasanchezcalvin

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.