Colegiales: cosas ricas, deco y moda en un barrio bien tradicional

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.
Gisela Carpineta
(0)
2 de octubre de 2019  • 16:02

Es un barrio muy barrio. Hace poco se vio modificado con el viaducto Federico Lacroze, que conecta las calles Amenábar y Conesa y lo vuelve más dinámico y transitable. Es que, en los últimos años, Colegiales se fue transformando y poblando de gente joven con ganas de revitalizarlo. Grandes descampados tomaron forma de plazas o predios que reúnen a vecinos en nuevos espacios y fomentan en sus alrededores las aperturas de nuevos localcitos foodie y de decoración. La nueva plaza Clemente; El Dorrego, donde se realizan eventos de la ciudad como la ya famosa feria Masticar; el Distrito Audiovisual...

Si viajamos un poco en la historia, podríamos decir que Colegiales siempre fue un barrio joven. En el siglo XIX, a la zona se la llamaba "Chacrita de los Colegiales", por ser la chacra o quinta en la que alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires pasaban sus vacaciones. Es más, en Juvenilia, de Miguel Cané, un capítulo menciona una anécdota ocurrida ahí, sobre un arroyo que circulaba por la actual avenida Elcano. Acá, nuestros lugares elegidos.

Pipí Cucú. Restaurante

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Ubicado en la entrada del edificio General Paz, este restaurante con aire de bistró ya es un clásico del barrio. "Apostamos a salir de los polos gastronómicos tradicionales y eso nos trajo a un barrio divino y muy tranquilo, fuera de la moda y el bullicio", cuenta Violeta Trocca, una de las socias que lo llevan adelante. Se destaca por la decoración, la calidez y una carta increíble con imperdibles como el risotto y la crème brûlée de pistachos.

  • El dato: lunes a sábado, de 12 a 24.
  • Dónde: Ciudad de la Paz 557.
  • Contacto: @pipicucurestaurant

Cacu Guau. Ropa de niños

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Lejos de los clásicos estampados y colores cliché, en esta tienda te vas a encontrar con prendas con ¡muchísima! onda. Para su confección, Daniela Neuman -la emprendedora detrás de este lugar- solo utiliza telas que sean ciento por ciento de algodón y todas las estampas las realiza su marido, el ilustrador Lucas Parbo. No es con cita previa y en el showroom también encontrás productos de otros emprendedores.

  • El dato: hay desde el talle 0 hasta el 10, y el primer sábado de cada mes realiza una feria.
  • Dónde: av. Forest 1288.
  • Contacto: @cacuguau

Atelier Fuerza. Pan natural

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Su creador es Francisco Seubert Alsó, un ex publicista y "panadero autodidacta" -tal como él mismo se define- que a fines de junio llegó al barrio para contagiar su pasión por la panadería artesanal. "Quiero tener una panadería que esté acá por 40 o 50 años", afirma. Al igual que en su otro local de Barrio Norte (Fuerza 1), todos los panes son 100% de masa madre y también ofrecen diferentes facturas.

  • El dato: tratá de no ir muy tarde, porque la producción se agota cada vez más temprano.
  • Dónde: Delgado 1461.
  • Contacto: @atelier.fuerza

Plaza Clemente

Bautizada así en homenaje al personaje de historieta de Caloi, está ubicada en la manzana que circundan las calles Concepción Arenal, Dorrego, Conde y Enrique Martínez. Tiene un observatorio de mariposas, un anfiteatro, un espacio con sistema de agua en brisa para refrescarse y núcleos con juegos inclusivos.

Mercado de las pulgas. Vintage

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Ya sea para comprar o para dar un paseo en clave retro, el aire bohemio y las piezas únicas de este mercado de pulgas lo convierten en una parada obligada si estás en Colegiales. En este enorme predio podés encontrar de todo: desde muebles antiguos y pinturas hasta esculturas y objetos de todas las épocas. Y además se ofrecen servicios de restauración.

  • El dato: aunque es difícil elegir un favorito dentro del mercado, en Antigüedades D'Artagnan (puesto 157) nos dieron ganas de llevarnos todo.
  • Dónde: av. Álvarez Thomas y av. Dorrego.

Céspedes. Librería

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Cecilia Fanti estaba frente a su escritorio cuando se enteró por casualidad de que una librería de Colegiales estaba por cerrar. Aburrida y triste por lo que se había convertido su trabajo en relación de dependencia, siguió su "corazonada de que en ese lugar había algo interesante para hacer" y tardó menos de dos horas en conseguir el teléfono de la dueña y negociar la compra. Hoy se dedica a seleccionar libros para llenar esas estanterías: "Tienen que ser libros que leímos, que vamos a leer o que leeríamos".

Anafe. Puertas cerradas

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Frente al Mercado de Pulgas, Anafe es uno de los secretos foodies más comentados del barrio. Se trata de un restaurante ubicado en un departamento en el octavo piso de un edificio moderno, con vista a la ciudad y comandado por los chefs sub 30 Mica Najmanovich y Nico Arcucci. Abre de miércoles a sábados por la noche, pero los sábados también están abiertos al mediodía. ¿El domingo? Tiene su plato fuerte: el brunch banquete.

  • Dónde: hay que reservar antes en anafe.meitre.com para que te pasen la dirección.
  • Contacto: @anafe.ba

La Tornería. Restaurante

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

La Tornería de Camila es el sueño de Camila Pérez, que pasó de mirar programas de cocina como hobby a participar en el reality Dueños de la cocina (y ganarlo), y así pudo llevar su pasión foodie a otro nivel: tener su propio restaurante. Está ubicado en un garaje que antiguamente era una tornería, y su cocina es de autor y está basada en productos de estación. Lo mejor: pedir un tapeo y tener un pantallazo de toda la propuesta (desde $600).

  • El dato: la cocina abierta deja que veas a Camila en acción.
  • Dónde: Ramón Freire 1082.
  • Contacto: @latorneriaresto

La Choppería. Cervecería

Crédito: Denise Giovanelli y Magalí Saberian.

Con su característica fachada impregnada del street art de Tano Verón, La Choppería primero plantó bandera en el barrio de Palermo y después llevó su propuesta -cervecera y con mucha onda- a la esquina de Ciudad de La Paz y Santos Dumont. En la carta te vas a encontrar con dos cervezas "de la casa" ($60 el chopp de 340 ml) y alrededor de 15 opciones para todos los gustos. ¿El plus? Tienen juegos como un Jenga XXL y una ruleta para probar tu suerte: podés ganar pintas o acceder a descuentos.

Colegiales en clave histórica

Aunque el barrio está en continuo crecimiento y en sus calles se respiran aires renovados, aún conserva esa cuota de historia única.

1. Pasaje General Paz: ubicado justo donde limitan Belgrano y Colegiales, fue construido en 1925 y es considerado un patrimonio histórico de la Ciudad. Tiene dos pórticos de acceso: uno, sobre la calle Zapata 552; el otro, sobre Ciudad de la Paz 561. Desde la vereda se puede observar la belleza de su patio interior y sus balcones.

2. La Algodonera: nacida a mediados de los años 20, la Manufactura Algodonera Argentina estaba instalada entre Álvarez Thomas, av. Córdoba, Concepción Arenal y Santos Dumont. Aunque a principios de los 90 dejó de existir, aún está en la memoria de los vecinos, quienes siguen llamando a esta curiosa manzana como "La Algodonera".

3. El histórico molino: construido en 1920, funcionaba entre las calles Dorrego, Zapiola, Concepción Arenal y Conesa. A partir de 1993, esta imponente construcción fue recuperada para viviendas y oficinas, bajo el nombre de Silos de Dorrego. Hoy forma parte de los edificios simbólicos del barrio y aún se lo conoce como "El Molino".

4. Puente Colegiales: atraviesa las vías del Ferrocarril Mitre a través de la calle Zabala. Para los fanáticos, allí se realizó la apertura de Los Simuladores: los cuatro protagonistas lo cruzan bajo la lluvia.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.