Vale la pena. Comer a oscuras y generar conciencia