Cómo alcanzar tus metas de producción

Para alcanzar tus metas de producción, es clave tener aceitados todos tus procesos de trabajo.
Para alcanzar tus metas de producción, es clave tener aceitados todos tus procesos de trabajo. Fuente: OHLALÁ!
(0)
17 de junio de 2020  • 12:08

Hacer crecer tu emprendimiento no es fácil, requiere mucho esfuerzo (emocional y económico) y valentía. Desde OHLALÁ! MAKERS queremos acompañarte en el camino, brindándote capacitación y herramientas para que puedas afrontar todos los obstáculos y disfrutar el proceso. Convocamos a Verónica Smith, creadora de Nina Felicidad ( no te pierdas su historia de éxito acá ), para que nos comparta, desde su experiencia, consejos para que tus metas de producción sean realizables y tu negocio despegue.

Sé realista

Antes que nada, proponete un objetivo alcanzable. Puede parecer hasta gracioso el planteo, pero no lo es. Implica un análisis honesto y realista sobre los pasos a dar y cómo hacerlo. Contemplar los costos (de dinero, cambio de hábitos, lucro cesante) en los que haya que sumergirse para poder dar ese salto. Muchas veces no alcanzamos los objetivos, porque a priori, estaban mal planteados.Incluso el enfoque de "lo perfecto no es amigo de lo bueno" tiene impacto: es preferible que arranques, a que estés toda la vida dandole vueltas en la cabeza buscando el momento perfecto o el camino ideal.

Creá un plan

Una vez que tengas tu objetivo de producción alcanzable, ya evaluaste los recursos necesarios y los conseguiste, tenés que elaborar un plan. Ahora, si bien adhiero en la importancia de establecer un plan de acción medible, que detalle plazos, recursos y objetivos de cada etapa, tenemos que tener la flexibilidad necesaria para entender que todo tránsito por una zona nueva implica perderse un poco. Podemos perder tiempo, plata, eficiencia..o todas juntas. Pero esa "pérdida" no es mas que parte del costo que debemos asumir en esta etapa de investigación, desarrollo y crecimiento. Una inversión incluso, un camino a transitar y del cual aprender sin miedo ni exigencias irreales. Porque sin esa inversión no hay posibilidad de mejora alguna.

Priorizá

Muchas veces fallamos porque buscamos hacer todo junto o porque no entendemos la diferencia entre algo urgente y algo importante. No le des vueltas: analiza tus prioridades y posibilidades y encará con criterio aquellas tareas que sean más críticas o determinantes en todo el proceso. Una vez que analizaste y priorizaste, empezá a ejecutar y no le des espacios a las distracciones.

Less push, more drive

La tensión que genera el stress tiene un impacto medible y probado en todos los ámbitos, en lo personal suele inhibir la capacidad para pensar claramente o tomar decisiones, si lo llevamos a una máquina sucede lo mismo: si le exigís mas de lo que puede dar lo mas probable es que termines rompiéndola. Lo mismo aplica a planear (y lograr) las metas de producción, hay que prestar atención a no sobre exigir el proceso, la maquinaria o personal involucrado. Si queremos crecer, tenemos que poder hacerlo de una forma sustentable.

Cambios pequeños

Algo importante que tenés que tener en cuenta es que cuanta mayor cantidad de variables modifiquemos en el esquema existente (maquinaria, procesos, insumos, personal, etc) mayor será el impacto en poder alcanzar el nuevo nivel de productividad buscado. ¿Por qué? porque todo cambio impacta en la velocidad promedio pre existente. ¿Qué quiere decir esto? simple: si le cambias una ingrediente a una receta, es muy probable que se modifique el resultado y que éste sea peor que antes de implementar el cambio. Por eso, es importante hacer pequeños cambios, aunque te parezcan menores o sencillos, porque a la larga, la suma de muchas pequeñas mejoras genera un gran impacto y es el mejor camino para alcanzar los objetivos.

Constancia

Así como toma tiempo que crezca una planta, o veamos cambios si hacemos dieta, la constancia es clave para poder lograr o ver resultados. Si hacemos muchos cambios juntos, sin dejar el suficiente tiempo para analizar los resultados, podemos cometer un doble error: por un lado afrontar el costo de implementar modificaciones y no poder ejecutarlas o evaluarlas correctamente, pero también, cuando le dimos el tiempo suficiente para tener información relevante: medir, ajustar y hacer los cambios necesarios.

No buscar culpables, buscar soluciones

Para alcanzar una velocidad crucero, hay que tener flexibilidad y velocidad de respuesta. Cualquier cosa que no esté orientada a buscar una solución, es una perdida de tiempo por definición. El cambio es la única constante y la capacidad de adaptación va a determinar en muchos casos el éxito o fracaso de nuestras acciones. Por eso: seamos eficientes y busquemos soluciones siempre.

Otras Notas que pueden interesarte:

El cambio sin resistencia, Vivo con Andrea Churba

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.