Cómo blanquear tu emprendimiento y salir de la informalidad

Blanquear tu emprendimiento puede ser algo engorroso. Con esta guía te ayudamos a hacerlo más fácil.
Blanquear tu emprendimiento puede ser algo engorroso. Con esta guía te ayudamos a hacerlo más fácil.
(0)
30 de septiembre de 2019  • 12:27

¿Arrancaste a emprender para ver qué onda y resultó siendo un éxito ? Probablemente entonces no tengas tus temas financieros y administrativos en orden. Si estás en ese momento en el que necesitás poner tu proyecto "en regla", el tema de hoy es para vos. Consultamos a María Julia Demartini, contadora y creadora del Estudio Demartini acerca de cómo blanquear un emprendimiento.

¿Estas dando tus primeros pasos para vivir de lo que te apasiona y explotás de felicidad y de pánico a la vez porque no tenés ni idea por dónde empezar con los temas contables y administrativos? Te voy a contar qué temas son claves para poner a tu emprendimiento en orden.

Primero, tenés que conocer qué impuestos deberías pagar por tu emprendimiento. En este punto, hay que tener presente que se pagan impuestos nacionales (AFIP) y provinciales (Rentas: AGIP, ARBA, etc.). Y, dentro de estos, hay también opciones en algunos casos de "Tipo de impuesto" y en otros de Alícuotas (porcentaje).

Impuestos nacionales

Para estar OK con AFIP, hay que optar por ser Monotributista o Responsable Inscripto, de acuerdo a tu nivel de facturación. El primer caso es el más simple y es sobre el que vamos a ampliar un poquito más hoy. Es un pago fijo mensual que incluye su cuota de impuesto, de jubilación y de obra social. El segundo caso, requiere la inscripción por separado en impuestos tales como IVA, Ganancias y Autónomos. La diferencia no es solo al momento de la inscripción sino también en las obligaciones periódicas de información y liquidación.

Existen diferentes categorías de Monotributo, vinculadas a algunos parámetros, siendo el principal el ingreso bruto anual. Cada categoría paga una cuota fija mensual. La misma se ajustará de corresponder de manera semestral de acuerdo al total facturado en el período considerado.

Un punto importante que debemos pensar siempre es que, a pesar de sólo informar facturación, actualmente las fuentes de información con la que cuentan los entes de fiscalización son numerosas, entonces, siempre tenes que tener una relación "razonable" entre tus ventas versus tus compras. Es de esperar que si comenzás tu emprendimiento perdiendo (más compras que ventas), esa situación se revierta o, de lo contrario, deberías abandonar la actividad porque sería insostenible en el tiempo.

Impuestos provinciales

Con respecto a los impuestos provinciales, algo que seguramente vamos a tener que pagar es Ingresos Brutos, esto es un porcentaje sobre lo facturado y el número del mismo depende fundamentalmente de la actividad desarrollada. Su liquidación se hace de forma mensual. Cabe mencionar que no todas las actividades están alcanzadas, pero sí gran parte de estas.

Definición de actividad

Por último, y en relación con el alta tanto de un impuesto nacional como uno provincial, tenemos que elegir la actividad en la que se va a encuadrar nuestro emprendimiento específico y esta será la base para todo lo demás.

Actualmente las vías para poder realizar las inscripciones son en su mayoría online, con lo cuál no hay excusas, podés hacer la mayoría de los trámites desde tu casa o tu oficina.

Sin embargo, siempre lo más recomendable es consultar con un profesional que se encuentre actualizado sobre estos temas para evitar incumplimientos involuntarios o sorpresas impositivas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.