Cómo encontrar tu foco, la clave para un emprendimiento exitoso

.
.
Gabriela Hostnik
(0)
2 de mayo de 2019  • 15:37

En esta era tan cambiante y volátil, en donde todos estamos híper conectados, exigidos y demandados, es muy importante poder parar la pelota y analizar, ¿cuál es nuestro norte?, ¿por qué y para qué hacemos lo que hacemos? Estas y otras preguntas nos ayudan a repensar qué tan protagonistas somos de nuestro rumbo y de nuestras elecciones y que tan conscientes estamos de las nuevas exigencias que nos trae esta nueva era llena de transformaciones e incertidumbre.

¿Por qué tenemos que cambiar?

Porque las demandas y gustos de las nuevas generaciones son distintas y por ende nos interpelan a estar continuamente actualizados; y porque vamos a vivir y a trabajar más años y lo mejor es hacerlo con propósito. La mejor inversión que podemos hacer es trabajar sobre nosotros y nuestro autoconocimiento y darnos tiempo para cuestionarnos aún más estas preguntas: ¿qué me gustaría que me pase?, ¿hacia dónde me gustaría ir?, ¿qué voy a hacer para lograrlo?, ¿qué aprendizajes del pasado voy a capitalizar y qué nuevos conocimientos voy a sumar?

Hoy nos toca vivir la mayor transformación jamás antes vista, y la transición es constante para todos: los emprendedores, los independientes y los empleados. El cambio permanente nos interpela sin distinciones. Por eso entrenar el músculo del cambio va a ser fundamental para transitar con resiliencia y flexibilidad las nuevas demandas. Más allá de la incertidumbre, avanzar dando pasos firmes es clave, al igual que trazar un camino y tener un foco, lo que nos convierte en dueños de nuestra atención y nos mantiene asertivos y con una visión clara, sabiendo que tenemos que abrirnos a nuevas oportunidades y posibilidades de reinvención.

En este camino de rediseño es muy importante contar con una comunidad que inspire y potencie nuestro progreso. Todos precisamos motivación e inspiración y qué mejor que contar con una tribu que acompañe y facilite nuestro crecimiento. En ese sentido los emprendedores son un gran ejemplo de cooperación. Muchísimas veces las alianzas magnifican y diversifican nuestro negocio. Estamos viviendo una era de vínculos, en donde darse a conocer, conectar y contribuir con el otro es fundamental, porque así la comunidad potencia el aprendizaje y el crecimiento.

Recordá siempre que lo que no hagas por vos mismo, nadie va a hacerlo, así que mantenete en continuo movimiento y aprendizaje, pensando cómo mejorar tu producto o servicio y haciéndolo único en el mercado. Para finalizar, quisiera dejarte algunas preguntas para que te hagas a futuro: ¿qué actitud vas a asumir frente a tu propio desarrollo y evolución? y ¿qué acciones y elecciones tendrías que tomar para que eso suceda?

Por Gaby Hostnik, Coach Laboral (@ gabyhostnik ) / www.gabyhostnik.com.ar

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.